Informe

Carril bici: medidas y diseño

17 marzo 2015
Vía ciclista

17 marzo 2015

Más de tres millones de españoles usan la bici casi a diario. Pero; ¿cuántos pueden disfrutar de unas vías ciclistas cómodas y seguras?  Te contamos cómo deben estar diseñadas y como puedes prevenir accidentes.

Moverse en bici por la ciudad

No hay más que darse una vuelta por la calle para observar cómo cada día son más quienes se animan a ir a trabajar o a pasear en bici. Y es que moverse en bici no solo es una de las formas más entretenidas, saludables y baratas de mantenerse en forma, también es el medio de transporte urbano más rápido y ecológico para recorrer distancias de entre 1 y 8 kilómetros.

Lamentablemente, muchos ayuntamientos prefieren seguir priorizando el coche. Además, aun cuando tengas un carril bici o vía ciclista cerca de casa, no siempre es lo suficiente cómoda o segura. Porque, para que merezca tal nombre debe cumplir siete requisitos básicos: que sea cómoda, uniforme, interpretable, priorizada, directa, conectada y suficientemente extensa.

Cómo tiene que ser una via ciclista

  • ¿Es cómoda? La anchura mínima son 1,5 metros en vías unidireccionales y 2,5 en las bidireccionales. Sin obstáculos, sin baches, sin giros imposibles o inesperados y con un pavimento bien conservado y antideslizante.
  • ¿Es uniforme? Debe mantener el mismo color, la misma anchura y el mismo tipo de vía (unidireccional o bidireccional) en al menos el 80% de sus tramos. Si ciclistas, peatones y conductores la identifican fácilmente, se evitan accidentes.
  • ¿Es interpretable? El trazado de la vía ciclista, pero sobre todo los cruces, tienen que ser visibles, claros y estar correctamente señalizados. El peatón y el ciclista deben tener preferencia frente a los vehículos a motor.
  • ¿Está priorizada? La vía ciclista debe discurrir preferentemente por las grandes avenidas, que conectan las principales zonas de la ciudad. Pero nunca a costa de la acera quitando espacio al peatón.
  • ¿Es directa? Los ciclistas quieren disfrutar de un recorrido lo más recto posible hasta su destino. Aquellas vías urbanas con demasiadas curvas y rodeos terminan por cansar y desalentar al ciclista.
  • ¿Está conectada? Las vías ciclistas deben funcionar como una red, con sus distintos tramos conectados entre sí. Es muy frustrante para un ciclista que la vía se interrumpa, pues le deja a su suerte en un espacio urbano normalmente hostil.
  • ¿Es extensa? Tiene que ser tupida, de manera que se extienda por todas las zonas de la ciudad. Si los carriles no se conectan entre sí y radialmente con el centro, dejan de ser una alternativa real al transporte motorizado.
Carriles bici

Circular seguro en bicicleta: cuatro consejos básicos

  1. Usa las vías ciclistas allí donde las haya. Normalmente son más seguras que circular por la calzada. Y respeta los cruces con los peatones: ellos tienen siempre preferencia.
  2. Si no hay vía ciclista, circula por el centro del carril de la calle. Primero, porque es más visible para los coches. Segundo, porque solo podrán adelantarte por otro carril, respetando así un margen más amplio de seguridad. Y tercero, porque te protegerá de la apertura inesperada de la puerta de un coche aparcado.
  3. Vayas por la calzada o por una vía ciclista, es vital que circules como si condujeses un coche: respeta las señales y utiliza tus brazos para indicar las maniobras.
  4. Nunca debes circular en bici por la acera. Es una vía exclusiva para los peatones. Si vas a transitar por ella, desmóntate primero.
  5. Y procura llevar casco, limita los daños en la cabeza en caso de una caída. Aunque estamos en contra de que su uso sea obligatorio, ya que desincentiva el uso de la bici y creemos que la mayor seguridad para el ciclista es que cada vez haya más ciclistas circulando por la ciudad.