Ciudadano colaborativo

Ya no somos solo consumidores. Muchos somos prosumidores. La economía colaborativa permite poner en valor nuestras habilidades, conocimientos, propiedades… OCU te ayuda

Movilízate con OCU

Información

Prosumidor, consumidor, no vayas a ciegas: infórmate de los temas que te interesan.

Puedes escribir a cc@ocu.org.para sugerirnos temas que te interesen.

Asesoria

¿Tienes dudas? OCU te asesora en temas de consumo colaborativo

Principales dudas legales y fiscales

Preguntas legales frecuentes sobre consumo colaborativo

1 - ¿Qué es un prosumidor?

Llamamos “prosumidor” al ciudadano particular que genera valor a través de ahorros, microingresos u otras contraprestaciones por poner en valor sus propiedades y habilidades, a través de actividades que no son su profesión habitual. Según nuestros estudios ya suponen cinco millones de personas en España.

2 - ¿Tengo que declarar mis ingresos por consumo colaborativo en el IRPF?

Las actividades con ingreso de dinero suponen el pago de impuestos en la declaración del IRPF, ya sea por rendimientos del capital inmobiliario (alquilar tu casa), rendimientos del capital mobiliario (alquilar tu coche), venta de segunda mano (si ha habido ganancias patrimoniales que no es lo habitual), o ingresos por actividades económicas (como hacer de guía turístico). En caso de no declararlo, Hacienda lo podrá reclamar con sanciones añadidas.

3 - ¿Qué responsabilidad legal tengo cuando vendo algo por internet?

Cuando vendemos productos de segunda mano a otro particular respondemos por sus vicios ocultos durante 6 meses desde la entrega.
Cuando producimos algo que vamos a vender, ya sea artesanía, ropa o diseños en 3D, tienen que ser productos seguros y respondemos de su calidad. Algunas plataformas tienen seguros específicos para cubrir eventuales problemas.

4 - ¿Pueden prohibirme mis vecinos que alquile mi casa por cortos periodos de tiempo?

Sí. El alquiler turístico no es posible en aquellas comunidades de vecinos donde esté expresamente prohibido en sus estatutos. Sus detractores argumentan que es fuente de conflicto permanente con el resto de vecinos. En OCU no tenemos constancia de ello, por las reclamaciones que nos llegan cada año. Salvo en zonas puntuales que puedan estar turísticamente saturadas, el trasiego de visitantes no debería conllevar más inconvenientes de los que pueda suponer una familia de muchos miembros o la consulta o despacho de un profesional. Una sentencia reciente ha recordado que el alquiler turístico no es en sí mismo una actividad molesta. La normativa de propiedad horizontal ya prevé medidas para reaccionar ante posibles actividades molestas, como la acción de cesación. Igualmente, las ordenanzas municipales regulan los comportamientos incívicos que pueden ser sancionables, ya sea un turista o un vecino quien los realice.

5 - ¿Tengo alguna limitación legal para compartir mi casa y ganar dinero con ello?

El alquiler temporal, por cortos periodos de tiempo, de la vivienda de un usuario (una actividad particular lícita y normal que se ha hecho toda la vida) es considerado “apartamento turístico” por las nuevas regulaciones que se están aprobando en las comunidades autónomas. Este tipo de alquiler está sometido a una regulación orientada a controlar actividades profesionales. En la práctica, esto consigue que actividades lícitas se conviertan en ilícitas si no respetan una serie de requisitos a menudo desproporcionados para un usuario particular.
Si quieres poner en alquiler tu vivienda en vacaciones, comprueba que no esté prohibido por tu comunidad de vecinos e infórmate de la regulación autonómica (puedes leer nuestro artículo "El alquiler vacacional, comunidad por comunidad"). Las exigencias más habituales incluyen la presentación por el propietario de una declaración responsable ante el servicio provincial de Turismo o ante el ayuntamiento (accede a las direcciones en la ficha de nuestra web). Allí se identifica la vivienda y el titular, y se afirma contar con la licencia de primera ocupación o la cédula de habitabilidad, así como con el resto de requisitos que en cada comunidad son exigidos. Después, el departamento de Turismo inscribe la vivienda en un Registro y le asigna un número que debes indicar en los anuncios que hagas de tu vivienda.

6 - ¿Tengo que pagar IVA si alquilo mi casa temporalmente?

El alquiler de tu propia vivienda no conlleva IVA, a no ser que se presten también servicios propios de la hostelería (comidas, limpieza diaria, lavandería, etc.).

7 - ¿Cuándo tengo que darme de alta en el Régimen de Trabajadores Autónomos (RETA)?

Una persona que comparte sus habilidades realizando trabajos esporádicos tiene que tener claro a partir de qué momento tiene que darse de alta como autónomo. La Seguridad Social establece que hay que darse de alta como autónomo si se “realiza de forma habitual, personal y directa una actividad autónoma a título lucrativo”, pero no define cuándo una actividad se considera habitual. El Tribunal Supremo ha considerado admisible en diversas sentencias no darse de alta en autónomos si la dedicación a la actividad y la contraprestación obtenida no tienen entidad y regularidad suficientes y los ingresos no alcanzan el salario mínimo (9172,80€ euros al año en 2016). También hay que tener en cuenta si se utiliza un local o no, si la actividad es el medio de vida principal o un complemento, etc.

8 ¿Puedo percibir ingresos por trabajo si estoy cobrando el paro o la pensión de Jubilación?

Si se van a prestar servicios por cuenta propia (ej. dar unas clases particulares) mientras se está cobrando la prestación por desempleo, hay que comunicar estas actividades al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), para que suspenda la prestación contributiva de desempleo durante el tiempo (días) que dure la misma y descuente de su prestación un importe en función de la cuantía que indique que percibe por esas clases. Una vez concluida esa actividad, la persona tendrá que solicitar al SEPE la reposición de la prestación de desempleo, que habrá sido suspendida. Si se trata de supuestos de duración amplia o habituales, sí podrían dar lugar a la extinción de la prestación por desempleo.

Si se está cobrando la pensión de jubilación, se pueden compatibilizar estos ingresos con trabajos por cuenta propia sin obligación de darnos de alta como autónomos en el RETA, siempre que estos ingresos sean inferiores al Salario Mínimo interprofesional (655,20€/mes en 2016).

9 - ¿Qué trámites tengo que seguir para darme de alta como autónomo?

En primer lugar, hay que acudir a Hacienda y cumplimentar la “declaración censal”, donde figuran los datos personales del autónomo y los del negocio. También hay que señalar cuál es el epígrafe del Impuesto de Actividades Económicas en el que mejor se encuadra dicho negocio (lo normal, de todos modos, es que nunca haya que pagar este impuesto, porque las personas físicas están exentas de su pago). Si vas a generar micro ingresos por diferentes actividades, procura elegir una actividad lo más general posible.
En los 30 días siguientes al alta en Hacienda hay que acudir a la Seguridad Social y darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, aclarando todo lo relativo a las cotizaciones: qué contingencias se van a cubrir (incapacidad, accidente laboral...), sobre qué base se va a cotizar, etc.

10 - ¿Puedo emitir facturas sin ser autónomo?

En algunos tipos de actividad se puede emitir facturas a través del pago de una cuota de socio en una cooperativa de trabajo asociado.

Igualmente, en algunos supuestos, se puede emitir una “factura personal”. Por ejemplo, en trabajos ocasionales como impartir una conferencia o una jornada de formación es posible facturar sin necesidad de estar dado de alta como autónomo. Conviene informarse en Hacienda para cada caso particular y tener en cuenta el límite que puede facturarse anualmente por este medio.

11 - ¿Tengo que dar de alta en la Seguridad Social a un limpiador que viene unas horas a mi casa a través de una plataforma de limpieza?

Si el limpiador es empleado de la empresa de limpieza no tienes que darle de alta, pero normalmente las plataformas indican claramente que solo realizan un servicio de intermediación.
Si el limpiador se anuncia como un profesional independiente a través de una plataforma de micro tareas, tendrás que darle de alta como empleado del hogar, salvo que sea autónomo y te haga una factura (algo poco habitual).
Los empleados del hogar tienen una protección jurídica especial. La obligación legal de darle de alta como empleado del hogar y la responsabilidad del pago de las cotizaciones que le corresponden recae en los consumidores, convertidos en “empleadores”.
Si contratamos un empleado del hogar hay que formalizar un contrato y darle de alta en la Seguridad Social. Están exentos de formalizar el contrato por escrito los servicios esporádicos que duren menos de cuatro semanas seguidas (por ejemplo, si pagas a alguien de confianza para que te ayude durante unos días a limpiar a fondo una casa de veraneo). Por lo tanto, si lo que buscamos es ayuda ocasional no hace falta contrato. Pero, ¡cuidado!, sí hace falta darle de alta en la Seguridad Social. Esto implica que cuando venga a tu casa la persona que has contratado a través de una plataforma para una limpieza puntual tendrás que ir a la Tesorería General de la Seguridad Social para pedir un Código de Cuenta de Cotización mediante el modelo TA6-0138 hogar, dar de alta al empleado cumplimentando el modelo TA 2/S-0138, pagarle la cuota del empleador, que como mínimo serán 39,88€ en 2016 (6.35€ a cargo del empleado). No obstante, para contratos de menos de 60h mensuales se puede pactar que sea el empleado de hogar quien haga el ingreso de la cuota en la Seguridad Social. Pero esto no evita que la responsabilidad última del pago de la cuota que va su cargo sea del titular del hogar, y que las solicitudes de alta, baja y variaciones de datos presentadas por los empleados de hogar vayan firmadas también por tí.

Por último, tendrías que tramitar la baja a la Seguridad Social (ante la Tesorería o vía electrónica) a los 6 días naturales siguientes. Es un proceso que no está diseñado para microtareas y por lo tanto exige unos trámites burocráticos que a nuestro juicio son excesivos.

12 - Resolución de conflictos con un particular

Si tienes un conflicto con otro particular debes saber que la legislación de consumo no es de aplicación. Intenta llegar a un acuerdo directamente o vía mediación de la plataforma.
Ir a juicio suele ser lento, caro y complicado. Aun así, si te compensa económicamente reclamar o tienes pruebas suficientes como para ganar un juicio debes saber que para reclamaciones judiciales hasta 2000 euros, o si solicitas un proceso de conciliación, no necesitas ni abogado ni procurador. En el caso de que dispongas de un seguro de defensa jurídica, utilízalo para reclamar: te aconsejamos que revises las cláusulas de tu seguro de hogar, ya que a veces se incluye este servicio.

13 - Resolución de conflictos con una empresa o profesional

Si a través de las plataformas de consumo colaborativo tienes un conflicto con una empresa, algo posible ya que en muchos casos se mezclan anuncios de particulares y de empresas, en primer lugar, intenta lograr un acuerdo amistoso. Si puedes, deja constancia escrita de tu queja y si presientes que va a ser complicado, envía la documentación que respalde tu reclamación a través de un burofax (puede costarte unos 25 euros). En cualquier caso, siempre podrás interponer una reclamación por vía administrativa (la hoja de reclamaciones). Con ella no obtendrás ninguna indemnización directa, pero la empresa puede ser expedientada y puede fomentar que acceda a resolver el problema.
Si el primer intento de acuerdo fracasa, acude a la OMIC o a los servicios de consumo de tu comunidad autónoma para poner en marcha una mediación (la OCU lo hace por sus socios).
Si la reclamación no prospera, inicia un Arbitraje de Consumo. Es un instrumento habilitado por la Administración Pública para reclamar en materia de consumo y resolver conflictos.
El arbitraje es un procedimiento gratuito y más o menos rápido (unos 6 meses), en comparación con otros procesos. El laudo emitido por la Junta Arbitral de Consumo es vinculante: equivale a una sentencia judicial. El inconveniente es que ambas partes deben someterse de forma voluntaria, por lo que, si la empresa a la que se reclama no acepta resolver el conflicto por medio del arbitraje, entonces te verás obligado a acudir a la vía judicial para reclamar tus derechos.

Preguntas frecuentes sobre autoconsumo energético

1 - ¿Existen diferentes tipos de autoconsumo energético?

Sí. En la actualidad se reconocen dos tipos de autoconsumo energético: el autoconsumo de tipo 1 o suministro con autoconsumo y el autoconsumo de tipo 2 o producción con autoconsumo. El autoconsumo de tipo 1 se refiere al consumo propio, no dado de alta en el registro de producción y conectado en el interior de la red del consumidor. El autoconsumo de tipo 2, en cambio, sí debe inscribirse en el registro de producción.

2 - ¿En qué consiste el autoconsumo de tipo 1 o suministro con autoconsumo?

Son las instalaciones de generación destinadas al consumo propio, no dadas de alta en el registro de producción y conectadas en el interior de la red del consumidor. A todos los efectos, solo existiría un sujeto, el consumidor. Solo está contemplado para consumidores cuya potencia máxima contratada sea de 100 kW. Se exige que titular del suministro sea el mismo que el de las instalaciones de generación conectadas a su red. Esta circunstancia impide las instalaciones de generación en comunidades de vecinos, por lo que se convierte en uno de los puntos más polémicos del Real Decreto 900/2015, ya que se impide expresamente el autoconsumo de energía colaborativo. Cuando se viertan excedentes de energía a la red el consumidor no recibirá ninguna contraprestación monetaria.

3 - ¿Qué es el autoconsumo de tipo 2 o producción con autoconsumo?

Son las instalaciones de generación que sí están inscritas en el registro de producción. En este sentido, y a diferencia del autoconsumo de tipo 1, se distinguen dos sujetos: el consumidor y el productor. En este caso la suma de las potencias instaladas de instalaciones de producción tiene que ser menor o igual a la contratada por el consumidor. Si existen varias instalaciones de producción, el titular de todas ellas deberá ser el mismo, aunque no tiene por qué coincidir con el sujeto consumidor, lo que permitiría crear instalaciones de generación para autoconsumo operadas por empresas energéticas que dieran servicio a puntos de suministro. Los titulares de las instalaciones de producción deberán satisfacer, por el vertido horario realizado a la red, los peajes de acceso establecidos en el Real Decreto 1544/2011. Es un requisito para poder percibir contraprestación económica por el vertido de energía excedentaria a la red. En cuanto a la medida, deberán disponer de un equipo de medida bidireccional que mida la energía generada neta, un equipo que registre la energía consumida total por el consumidor asociado y un equipo bidireccional ubicado en el punto frontera de la instalación.

4 - ¿Qué trámites hay que realizar para acogerse a cualquiera de las modalidades de autoconsumo energético?

Para acogerse a cualquiera de las modalidades es necesario solicitar una nueva conexión a la empresa distribuidora o transportista o modificar la existente. Asimismo, el consumidor debe suscribir un contrato de acceso directamente con la distribuidora o a través de una comercializadora, o modificar el existente. Todos los consumidores acogidos a cualquiera de las modalidades de autoconsumo tienen que solicitar también la inscripción en el Registro administrativo de autoconsumo de energía eléctrica.

5 - ¿Qué normativa regula el autoconsumo energético en España?

Desde octubre de 2015, el Real Decreto 900/2015 regula el autoconsumo energético en España.

6 - ¿Puede cambiar el marco regulatorio de autoconsumo energético en España?

Tras la aprobación del Real Decreto 900/2015, que regula el autoconsumo energético en España, 18 partidos políticos firmaron un manifiesto en el que se comprometieron a derogarlo. Por lo tanto, la respuesta es sí, el marco regulatorio puede variar si se produce un cambio de signo político o si una mayoría parlamentaria así lo decide en un futuro. En todo caso, mientras que no se produzca un cambio en la ley vigente, se derogue o se apruebe una nueva ley, es necesario conocer bien la actual normativa para aplicarla correctamente.

7 - ¿Qué es lo que popularmente se conoce como “impuesto al sol”?

El “impuesto al sol” es la denominación popular que se le dio al peaje de respaldo, recogido en la Ley del Sector eléctrico de 2013, que obligaba al consumidor a contribuir a los costes y servicios del sistema por la energía autoconsumida. Concretamente, se hace referencia a los altos costes regulatorios que los consumidores tienen que asumir para acceder al autoconsumo energético solar. En el Real Decreto 900/2015, que actualmente regula el autoconsumo energético en España, este peaje de respaldo se desdobla en dos términos (fijo + variable) Si bien exime de los cargos de energía autoconsumida a las instalaciones cuya potencia contratada sea inferior o igual a 10kW, esta es una medida transitoria hasta que sean aprobados los importes definitivos. Este carácter transitorio impide en la realidad conocer el marco retributivo más allá de cuatro años para unas inversiones que requieren de mucha mayor estabilidad, dado que se amortizan en el medio y largo plazo.

8 - ¿Cuál es la postura de OCU sobre el Real Decreto 900/2015?

OCU ha expresado reiteradamente su oposición a que se pongan “impuestos al sol”, tal y como establece el Real Decreto 900/2015. Actualmente los costes administrativos de legalización de la instalación son de unos 800 euros, un importe mayor al coste total del sistema. Sin embargo, aunque no nos guste la regulación actual, es la que está vigente y la que cualquier consumidor debe acatar y aplicar correctamente para evitar procesos sancionadores.

9 - ¿Hay ayudas para la instalación de sistemas de autoconsumo energético?

Lo cierto es que, en los últimos tiempos, no suele haber muchas ayudas. Sin embargo, algunas comunidades autónomas programan o han programado ayudas para la instalación de sistemas fotovoltaicos. En todo caso, cuando se abre una determinada convocatoria de ayudas hay que estar pendientes de las fechas, de los requisitos a cumplir exigidos, etc. Te recomendamos que estés atento a nuestra web www.renovamos.org para estar al día de cualquier ayuda, subvención o novedad que pueda surgir en este sentido.

10 - ¿En qué me debo fijar si quiero instalar paneles fotovoltaicos en mi vivienda?

En primer lugar, comprueba que la vivienda cuenta con los requisitos mínimos para instalar un sistema fotovoltaico para autoconsumo: correcta orientación solar, áreas sin sombras, así como la proximidad entre el lugar de producción y el de consumo. Escoge un sistema de autoconsumo de pequeña potencia, de manera que toda la energía producida sea consumida en la instalación y no se inyecten excedentes a la red (ya que no te van a pagar nada por ello). Asegúrate de que tu perfil de consumo está alineado con el perfil de producción, para que el consumo se efectúe a la vez que la producción. Cuando no sea así, considera la instalación de baterías para almacenar esta energía. Este producto no es el más adecuado para comprarlo a través de internet. Desde OCU recomendamos la visita de un instalador para que estudie las condiciones concretas de tu vivienda y consumo. Una vez instalado, no dejes de pedir los manuales y la declaración de garantía de los componentes y las explicaciones de funcionamiento del sistema. OCU pone a tu disposición nuestro comparador online para ayudarte a elegir: https://www.ocu.org/vivienda-y-energia/gas-luz/test/comparar-kits-fotovoltaicos

11 - ¿Cuánto me puede costar la instalación de paneles fotovoltaicos en mi casa?

Además del precio de los propios paneles fotovoltaicos hay que tener en cuenta otros gastos. La instalación ronda los 250 euros, a los que hay que sumar otros 350 euros si no dispones de un contador digital bidireccional. Este contador impide que la energía sobrante que vaya a verter la red se contabilice como energía gastada y se facture en el recibo. En cualquier caso, lo que aumenta considerablemente el precio final son los gastos administrativos. Entre estos gastos está la legalización del sistema, cuyo precio medio son 800 euros. En conclusión, las trabas del Gobierno alargan la amortización de estos sistemas entre 15 y 18 años.

12 - ¿En qué estado de desarrollo se encuentra la tecnología solar? ¿Es interesante?

La tecnología solar es una tecnología madura. OCU ha analizado 9 sistemas fotovoltaicos de autoconsumo, sin baterías, de una potencia de 250 Wp de media. Los 9 sistemas fueron probados utilizando los mismos parámetros de inclinación y orientación – 30º, en el sur, no muy lejos de lo ideal en nuestras latitudes, con el fin de capturar la misma cantidad de radiación. Los resultados de todas nuestras pruebas (de producción de electricidad, componentes individuales y simulación) en los sistemas fotovoltaicos testados son buenos. Por lo tanto, la conclusión general es que la tecnología no es ningún problema. https://www.ocu.org/vivienda-y-energia/gas-luz/test/comparar-kits-fotovoltaicos/results Las instalaciones son rentables, eficientes y se amortizan en poco tiempo. La mayor pega, en cambio, son los costes administrativos de las instalaciones para los consumidores, con una media de 800 euros. Asimismo, existe una cierta inseguridad jurídica, ya que lo que hoy es legal, mañana puede dejar de serlo. Saltarse el “peaje de respaldo” puede suponer sanciones de hasta 60 millones de euros.

13 - ¿Qué ahorro se puede conseguir con la instalación de paneles fotovoltaicos de autoconsumo energético?

Estimamos que los sistemas de entre 245 y 260 W son capaces de producir entre 450 y 550 kWh / año, lo que corresponde a un ahorro anual de entre 80 y 110 €. Por tanto, podemos decir que un sistema de autoconsumo de baja potencia es un sistema de eficiencia energética. Como hemos dicho, el principal problema es que la media de costes administrativos se sitúa en 800 euros, por lo que la amortización de estos sistemas puede oscilar entre los 15 y 18 años.

Atención personalizada

91 300 91 58 Este numero de teléfono es temporalmente gratuito para socios y no socios

Modelos y Contratos ¿Necesitas ayuda? Descarga el modelo o contrato que te hace falta y úsalo