FIANZA

Es una suma de dinero que el inquilino debe entregar en metálico al arrendatario en el momento de formalizar el contrato. La fianza es una garantía del cumplimiento por el arrendatario de sus obligaciones como inquilino. Está exigida por la ley actual, que establece una cantidad de una mensualidad de renta para arrendamientos de vivienda y de dos mensualidades en arrendamientos para otros usos. El arrendador no puede quedarse con esa suma, sino que debe depositarla en el organismo público que designe la Comunidad Autónoma correspondiente (normalmente a través de la Consejería de Vivienda). El propietario tiene la obligación de devolverla al inquilino en el plazo de un mes como máximo desde que se acaba el contrato y el inquilino le entrega las llaves.