Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Telecomunicaciones

OCU recuerda: los fabricantes deben ofrecer soluciones a los afectados por el “efecto 2000” de GPS

01 abr 2019
  • La Organización de Consumidores considera que, al tratarse de una situación conocida de antemano, los fabricantes deberían tener resuelta la situación para que esa ambigüedad en el calendario no suponga un problema para el usuario
  • Para los equipos más antiguos (8 años o más) que no dispongan de actualización, OCU cree que los fabricantes deberían informar de este riesgo y facilitar una alternativa a sus clientes
  • OCU recuerda que las posibles actualizaciones deben encontrarse en la web del fabricante y recomienda a los usuarios de GPS que consulten la página de su marca o contacten con el servicio de atención al cliente para conocer el estado de su equipo

El próximo 6 de abril el sistema de información de la fecha y hora GPS dará la vuelta al contador. En principio, no se verá afectada la capacidad de navegación, y únicamente funciones como la hora prevista de llegada a destino pueden mostrar valores erróneos, a pesar de que el tiempo de desplazamiento pueda ser correcto.  Además, al estar integrado el tiempo GPS en muchos sistemas de gestión, es posible que surjan efectos colaterales de forma imprevisible. 

 

Ante esta situación, OCU recuerda que los fabricantes deben informar del riesgo y facilitar soluciones a los clientes que se vean afectados por estos efectos.

 

Teniendo en cuenta que la situación es conocida de antemano, la Organización de Consumidores cree que los fabricantes deberían tener resuelta la situación para que esa ambigüedad en el calendario no suponga un problema para el usuario. Según OCU, el fabricante debe haber realizado las simulaciones pertinentes y, en caso de prever fallos, poner a disposición de los usuarios las actualizaciones necesarias de software o firmware que eviten un mal funcionamiento de los equipos.

 

Para los equipos más antiguos (8 años o más) que no dispongan de actualización, OCU cree que los fabricantes deberían informar de este riesgo y facilitar una alternativa a sus clientes.

 

OCU recuerda, además, que las posibles actualizaciones deben encontrarse en la web del fabricante y recomienda a los usuarios de GPS que consulten la página de su marca o contacten con el servicio de atención al cliente para conocer el estado de su equipo.

 

La Organización de Consumidores recomienda a los usuarios prestar especial atención a los navegadores GPS, sean aparatos independientes o integrados en el salpicadero del coche, por si siguieran desactualizados. Las aplicaciones de navegación, por su parte, pueden verse igualmente afectadas, mientras que, en los móviles, al ser frecuentes las actualizaciones, es probable que ya se hayan instalado en caso de ser necesario.

 

El resto de dispositivos, como pulseras de actividad, que no tienen función de navegación, es posible que no se vean afectados o que también hayan recibido su actualización.

 

En cualquier caso, OCU recomienda a los usuarios observar el comportamiento de cualquiera de los equipos GPS el 6 de abril (en España el cambio ocurrirá a las 2 de la madrugada del día 7) y tener en cuenta los posibles efectos colaterales que puedan surgir.

Más información en este enlace.

Para más información (medios de comunicación): Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61 - ejimenez@ocu.org www.ocu.org

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 250.000 socios. Como organización de usuarios, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los usuarios en España, con transparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los usuarios se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.