Los sitios de OCU
Noticias

Sociedad Pública de Alquiler: un cambio de condiciones inaceptable

13 diciembre 2011
Sociedad Pública de Alquiler: un cambio de condiciones inaceptable

La Sociedad Pública del Alquiler (SPA) está informando a los propietarios de que deja de pagar las rentas por los meses en los que sus viviendas estén vacías. Es un cambio unilateral de condiciones que desde la OCU nos parece inaceptable, y por ello apoyaremos a quienes decidan reclamar a la Sociedad Pública del Alquiler el cumplimiento del contrato firmado. ¿Eres un afectado por esta situación? Únete a nosotros.

La Sociedad Pública del Alquiler (SPA), dependiente del Ministerio de Fomento, se propuso impulsar el mercado del alquiler en España ofreciendo a los arrendadores la posibilidad de explotar sus propiedades bajo unas condiciones que aportaban, al menos en teoría, cierta seguridad.

Junto con otras prestaciones, la SPA se comprometía en el contrato de gestión del arrendamiento que firma con el propietario, a garantizar durante el periodo de 5 años de vigencia de dicho contrato, el pago de una cantidad mensual al propietario, a partir de la firma del contrato de arrendamiento. Es decir, una vez alquilado el piso, el propietario podía estar seguro de percibir la suma pactada, aunque el inquilino no pagara a la Sociedad Pública de Alquiler o se marchara antes de finalizar los cinco años pactados.

Entre otras cosas, esta agencia estatal firmaba con el propietario un contrato de gestión del arrendamiento en el que garantizaba que, durante los cinco años de vigencia del arrendamiento, pagaría al propietario una cantidad mensual con independencia de que el inquilino pagara o no a la Sociedad Pública del Alquiler o se marchara antes de finalizar los cinco años.

La intervención de la SPA no era gratis y de hecho la renta percibida finalmente por el arrendador venía a ser un 25% inferior a la media del mercado.

Un cambio unilateral

Pues bien, desde finales de 2010, muchos propietarios han recibido comunicaciones de la Sociedad Pública del Alquiler anunciando que deja de pagar las rentas por los meses en los que sus respectivas viviendas estén vacías. No da más opciones que terminar el contrato vigente abruptamente o firmar uno nuevo contrato en esas condiciones.

En la OCU no entendemos que un organismo público cambie unilateralmente las condiciones de un contrato vigente. Las dificultades financieras de la agencia, si es que existen, no pueden servir de excusa para saltarse a la torera las condiciones pactadas y ni siquiera indemnizar los perjuicios sufridos.

Los socios afectados que nos han contactado hasta el momento han sufrido un perjuicio medio de 11.000 euros por arrendador.

La OCU se ha movilizado para apoyar a quienes decidan reclamar a la Sociedad Pública del Alquiler el cumplimiento de sus obligaciones contractuales.


Al servicio de 345.000 socios.