Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Derechos del consumidor

OCU lanza una campaña para que se prohíba la publicidad de juegos y apuestas

07 mar 2019
  • Igual que ocurre con el tabaco o el alcohol, OCU cree que la publicidad de juegos de azar y apuestas deportivas debería prohibirse, pues su adicción supone un problema de salud mental con consecuencias desastrosas para los afectados y sus familias
  • La Organización cree que la sociedad española está sometida a un bombardeo de publicidad de juegos de azar, especialmente en el entorno de eventos deportivos, que hace que los consumidores en general y los más vulnerables en particular, estén especialmente desprotegidos
  • OCU critica la participación de personajes famosos e ídolos deportivos en este tipo de publicidad y les solicita que abandonen esta actividad por el bien de la sociedad y especialmente, de los jóvenes
  • La Organización ya se ha puesto en contacto con la Liga, la Federación Española de Fútbol y los clubes deportivos de fútbol de primera división para trasladarles sus peticiones
  • La Organización pide también que se limite la apertura de salones de juego, especialmente cerca de las zonas más vulnerables (colegios, parques infantiles…) y que se mejoren los controles de acceso a menores

 

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha lanzado la campaña "No te la jueguesen la que solicita el apoyo de todos los ciudadanos para conseguir que se prohíba la publicidad de juegos de azar y apuestas deportivas, como ya sucede en otros países cercanos como Italia o Bélgica.

 

Según OCU, al igual que ocurre con el alcohol o el tabaco, este tipo de publicidad debería estar prohibida (a excepción de la Lotería Nacional por sus características particulares), pues su adicción constituye un grave problema en el ámbito de la salud mental y tiene consecuencias potencialmente desastrosas para los afectados y sus familias.

Desde que en 2011 se autorizó el juego online, el gasto en juegos y apuestas en internet y el número de usuarios no ha dejado de crecer. Según la Dirección General de Ordenación del Juego, entre 2012 y 2017, el gasto en apuestas se ha multiplicado por 5, pasando de 1.380 a 7.538 millones de euros. También el número de páginas de juego online ha aumentado en poco tiempo, al igual que los salones de juego.

Con respecto a la publicidad, según datos de la consultora Infoadex, en 2017 se emitieron 69.739 anuncios en televisión y se registraron más de 2 millones y medio de impresiones publicitarias en internet sobre casas de apuestas y casinos online. En 2018, esta cifra aumentó a 137.285 anuncios en el caso de la televisión y a más de 14 millones en el caso de las impresiones publicitarias en internet.

Para OCU, el bombardeo de publicidad de apuestas deportivas y juegos de azar al que estamos sometidos hace que los consumidores en general y los más vulnerables en particular (jóvenes y personas con adicción al juego u otras adicciones), estén especialmente desprotegidos.

OCU cree además que la combinación de la publicidad (presente de manera masiva en todos los soportes, incluyendo plataformas muy utilizadas por los adolescentes, como Youtube o webs deportivas) y de que los jóvenes tengan la posibilidad de jugar a su alcance, hacen que estos se sientan más atraídos hacia el juego, algo especialmente peligroso entre los menores, ya que iniciarse pronto en las apuestas aumenta el riesgo de desarrollar este tipo de adicción.

La Organización de Consumidores y Usuarios ya denunció la facilidad de acceso de los menores a los locales de juegos y apuestas el pasado mes de diciembre, cuando realizó un estudio en el que dos adolescentes (uno de ellos menor de edad) visitaron 36 locales de seis ciudades españolas y comprobaron que los menores pudieron acceder sin ningún impedimento a 15 de ellos e incluso pudieron apostar en seis.

OCU critica además la participación de personajes famosos e ídolos deportivos en este tipo de publicidad y les solicita que abandonen esta actividad, por el bien de la sociedad y especialmente, de los jóvenes. Pero no solo ellos, también los propios clubes de fútbol son patrocinados por estas casas de apuestas, como ocurre en el caso del Real Madrid y Codere.  Por eso, la Organización ya se ha puesto en contacto con la Liga, la Federación Española de Fútbol y los clubes deportivos de fútbol de primera división para trasladarles sus peticiones.

Otras peticiones de la campaña

 

Además de prohibir la publicidad, OCU pide a través de esta campaña que se limite la proliferación de salones de juegos y locales de apuestas, especialmente cerca de las zonas más vulnerables, estableciendo una distancia mínima con respecto a colegios, institutos, centros de formación y parques infantiles.

 

Por otro lado, para evitar el acceso al juego de los menores, OCU pide que se exijan a los locales de apuestas controles en los que sea imprescindible probar la edad, con filtros de seguridad que identifiquen a los usuarios en la entrada o en el acceso a la zona de apuestas, así como que no se permita el uso de máquinas en las que se pueda apostar sin filtros de identidad.

 

Además, OCU reclama que se aumenten las inspecciones en locales presenciales para asegurar que cumplen con la normativa, así como la necesidad de emprender campañas informativas y de concienciación dirigidas a padres, profesores y escolares que permitan sensibilizar sobre las consecuencias y riesgos del juego y las apuestas.

Más información en www.ocu.org/notelajuegues

Para más información (medios de comunicación): Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61 - ejimenez@ocu.org www.ocu.org

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 300.000 socios. Como organización de usuarios, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los usuarios en España, con trasparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los usuarios se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.