Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Seguridad de productos y servicios

OCU recuerda que el uso de tarjetas sigue siendo una opción segura y recomendable de pago

24 ago 2017

A pesar del aumento de operaciones fraudulentas con tarjetas de crédito

  • El número de fraudes aumentó en 2016, pero sólo suponen una tasa del 0,021 % sobre el número total de operaciones
  • OCU recuerda que la normativa protege al consumidor y recomienda algunas medidas en caso de fraude

El Banco de España acaba de publicar la Memoria sobre la Vigilancia de los Sistemas de Pago. El informe recoge que el pasado año 2016 se registraron 888.000 operaciones fraudulentas con tarjetas emitidas en España, lo que se traduce en unos 56 millones de euros.

A pesar del aumento en el número de operaciones con fraude, esta cifra sólo supone una tasa del 0,021 % sobre el número total de operaciones, una cifra ligeramente superior al 0,018% registrado en 2015 y relativamente escasa.

El informe de este año revela un descenso en las tasas de fraude a través de internet, mientras que el porcentaje de engaños en operaciones a distancia (teléfono o correo electrónico) se mantiene más o menos estable. Para OCU, esto se explica por la progresiva implantación de sistemas de verificación de la identidad en dos pasos, es decir, además de los datos de la tarjeta, exigen la introducción de una clave que suele ser aleatoria y enviada por SMS, verificación reforzada que será obligatoria a partir de la trasposición de la nueva Directiva sobre Servicios de Pago.

De las operaciones fraudulentas, casi un 70 % corresponden a transacciones realizadas por vía telefónica o por email, mientras que las realizadas por comercio físico suponen un 28% y en cajeros sólo un 3%.

Ante esta situación, OCU recuerda que, en caso de ser víctimas de un uso fraudulento, los consumidores están protegidos, ya que la Ley de Servicios de Pago limita la responsabilidad del titular de esta forma:

  • En los supuestos de copia o duplicado de la tarjeta, o cualquier otra situación en la que un tercero haya podido acceder a los datos de la misma sin que el titular hay perdido su posesión, el banco deberá devolver de inmediato el importe total de la operación no autorizada, sin que el usuario deba responsabilizarse de ninguna cantidad.
  • En los casos en que el fraude se produzca como consecuencia del robo o pérdida de tarjeta, el usuario es responsable por el uso fraudulento antes de la comunicación del robo o la pérdida, pero por una cuantía limitada a un máximo de 150 euros salvo culpa o negligencia grave. No obstante, este límite se reducirá a 50 euros a partir de la trasposición de la nueva Directiva sobre Servicios de Pago, que deberá hacerse antes del 13 de enero de 2018.
  • Por último, la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios establece que, en los casos de pagos a distancia mediante tarjeta, cuando el importe de una compra o de un servicio hubiese sido cargado fraudulenta o indebidamente utilizando el número de una tarjeta de pago, el consumidor y usuario titular de ella podrá exigir la inmediata anulación del cargo.

Ante el uso fraudulento de una tarjeta de crédito, OCU recomienda seguir los siguientes pasos: 

  1. Comunicar el suceso:  llamar por teléfono al banco para anular las tarjetas. Todas las entidades emisoras de tarjetas tienen teléfonos las 24 horas para comunicar estas incidencias. 
  2. Denunciarlo: si se trata de un robo o de un posible caso de robo de los datos de la tarjeta, se debe presentar denuncia en la comisaría de policía. 
  3. Reclamar: en caso de que la entidad no quisiera hacerse cargo de las cantidades defraudas, se debe reclamar ante el Servicio de atención al cliente o el defensor del cliente de la entidad. OCU dispone de un modelo de reclamación
  4. Si pasan dos meses sin contestación o si la solución no es satisfactoria, se podrá reclamar en el Departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones, sito en la Calle Alcalá, 48, 28014, en Madrid; con teléfono 901 545 400.

A pesar de estos datos, OCU considera que las tarjetas, tanto las de débito como las de crédito, son la mejor alternativa al pago en efectivo.