Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

OCU advierte: la subida de la energía va a provocar un sobrecoste para las familias de 505 euros

05 jul. 2021
  • Si se mantienen los niveles de precios actuales, el incremento del coste de la energía, gas, butano, electricidad y carburantes supondrá un sobrecoste de 505 euros para las familias.
  • Los carburantes harán que en 2021 las familias deban afrontar un sobrecoste de 311 € para la gasolina y 250 € para el diésel.
  • El precio de la electricidad no deja de crecer y acumula récords históricos. A pesar de la rebaja del IVA, la factura de eléctrica de los consumidores se va a incrementar en 139 € para los consumidores con respecto al año 2020.
  • El gas natural ha incrementado los precios desde enero de 2021. La subida supondrá un sobrecoste de 55 € para los consumidores.
  • OCU advierte de la doble factura que la subida del precio de la energía va a suponer para los consumidores al afectar también al precio de los diferentes bienes y servicios a disposición de los consumidores. El IPC de mayo alcanzó su máximo en el 2,7% interanual. Esta subida va a afectar especialmente a las economías más desfavorables y golpeadas por la crisis.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte que la escalada del precio de las energías que los consumidores usan en su vida cotidiana va a tener un fuerte impacto en las economías de las familias. OCU estima que este incremento va a suponer un sobrecoste de 505 euros anuales. La subida del precio de la energía amenaza con una subida general de precios.  

La escalada del precio del petróleo desde el pasado mes de noviembre se ha trasladado de forma inmediata al precio de los carburantes. Al contrario que ocurrió con las bajadas del año pasado, los consumidores han visto como las subidas se trasladaban en su totalidad.  A primeros de este mes de julio, los carburantes se sitúan en máximos históricos (1,24 € por litro de media en el caso del diésel y 1,38 € /l en el caso de la gasolina). Esta subida implica un sobrecoste anual de 311 € en el caso de la gasolina y 250 € en el caso del diésel 

OCU destaca que, transcurrida ya la mitad del año, la factura del hogar medio es un 22% más elevada que la del año pasado. Si los precios de la electricidad mantienen la evolución de los últimos meses, OCU estima que el sobrecoste por la subida del precio de la electricidad alcanzará los 139 €. Y ello a pesar de la rebaja temporal del IVA aprobada por el Gobierno hasta el mes de diciembre. Si no se llega a aplicar la rebaja del IVA el sobreprecio de la factura eléctrica alcanzaría los 187 €.

Aunque en verano desciende su uso, el precio del Gas Natural acumula una nueva subida que entró en vigor el 1 de julio. Esta subida se añade a la producida el 1 de enero y supone ya un incremento del 10% en lo que va de año. Estas subidas, de mantenerse supondrán un sobrecoste de 55 €. A la elevación del precio del gas natural también se añade una subida del butano, una alternativa para muchos hogares. 

OCU advierte que todos estos incrementos de precios suponen una doble factura para los consumidores ya que además de afrontar un sobrecoste de 505 € al año, es más que probable que estas subidas se trasladen al resto de precios de los diferentes bienes y servicios. OCU recuerda que al igual que ha sucedido en otras crisis, las subidas del precio de la energía tienen efectos inflacionistas en el precio de los alimentos frescos (pescados, verduras y especialmente carnes) o el de los precios indexados como los alquileres.  De hecho, el IPC interanual del mes de mayo, el ultimo publicado con datos completos, ha alcanzado su máximo en el 2,7%. 

Por último, OCU muestra su preocupación por el impacto que estas subidas tienen en las economías familiares. Especialmente en las que cuentan con menos recursos, ya que dedican un mayor porcentaje de su renta al pago de los servicios básicos. Por todo ello, pide al Gobierno medidas para favorecer y ampliar el acceso de los consumidores al Bono social eléctrico y que ejecuten las transferencias del bono térmico, que acumulan en algunas comunidades autónomas retrasos ya de dos anualidades,  para que alivien la situación de los hogares más vulnerables.

Una mayor accesibilidad al bono social forma parte de las 10 medidas que OCU defiende en su campaña para conseguir unas tarifas más justas y asequibles

OCU es independencia, influencia y utilidad. Defendemos los derechos de los consumidores y juntos creamos una sociedad de consumo transparente y justa. Ofrecemos información objetiva y veraz para facilitar las mejores decisiones de consumo. Somos la organización de consumidores más importante de España gracias a la fuerza e independencia que nos dan los más de 250.000 socios que, con su apoyo, hacen posible nuestra labor. 

 

Para más información (medios de comunicación):

Teléfono: 91 722 60 61 www.ocu.org