Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

OCU denuncia que los bancos no devuelven de forma inmediata los pagos no autorizados con tarjeta

06 mar. 2020
  • Recuerda que en 2016 se produjeron 880.000 casos de uso fraudulento de tarjetas de crédito por un importe de 56 millones de euros, según la última memoria anual sobre la vigilancia de los servicios de pago
  • Pide al Banco de España que las entidades cumplan la normativa y no demoren la devolución del dinero ni impongan requisitos adicionales a los señalados por la Ley
  • Recomienda a los consumidores extremar las medidas de precaución en el uso de tarjetas para prevenir el uso fraudulento de las mismas

 

Un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) señala que los bancos no devuelven de forma inmediata los pagos no autorizados en las tarjetas de crédito, en contra de lo que establece la normativa de servicios de pago, que obliga a devolver el importe de lo cobrado de forma indebida al día siguiente de que se notifica un pago no autorizado. Las conclusiones de este estudio se publican en el número de marzo de la revista Dinero y Derechos. 

 

OCU ha comprobado que los bancos incumplen los plazos que la Ley de Servicios de Pago establece para la devolución de los pagos no autorizados por tarjeta, además de imponer requisitos ajenos a la ley que retrasan de forma indebida las devoluciones.

 

Los cargos indebidos por tarjeta se producen el uso fraudulento de tarjetas robadas o extraviadas, duplicadas o por el uso indebido de los datos. En España, según los últimos datos publicados por el Banco de España, en 2016 hubo  880.000 operaciones fraudulentas con tarjeta por importe de 56 millones de euros. Afortunadamente se trata solo del 0,021% del total de operaciones con tarjeta, un porcentaje muy bajo que se debe a la aplicación de los sistemas de doble autenticación que han reforzado la seguridad de las tarjetas.

 

OCU recuerda que la normativa protege a los consumidores afectados por el uso fraudulento de su tarjeta de crédito. En el caso de operaciones no autorizadas, tanto si se trata de un fallo de seguridad de la entidad, como si alguien ha accedido a los datos de su tarjeta de forma fraudulenta, la entidad debe devolver el importe de la operación como muy tarde al día hábil siguiente a la notificación por parte del usuario.

 

Solo en el caso de robo o pérdida de la tarjeta, el usuario se hará cargo como máximo de 50 euros si la tarjeta se utiliza antes de que el banco reciba la comunicación del robo o la pérdida.  Si se trata de un uso autorizado sin robo ni extravío o la entidad no exige autentificación reforzada el usuario no debe sufrir ningún tipo de pérdida.

 

OCU denuncia que la mayoría de las entidades no cumplen los plazos y requisitos que establece la norma. Muchas entidades no reintegran las cantidades en el plazo señalado por la Ley y establecen una serie de requisitos adicionales (formularios estandarizados, obligación de denuncia policial o petición de la tarjeta original) que retrasan el reintegro de las cantidades pagadas de forma fraudulenta. La organización considera que la devolución al consumidor siempre debe ser inmediata, con independencia de que, posteriormente, la entidad realice los trámites y comprobaciones pertinentes, ya sea con los comercios implicados, los sistemas de pago implicados (generalmente Visa o MasterCard) o cualquier otro trámite necesario para verificar los movimientos de la tarjeta.

 

Según la información facilitada por las entidades para la realización del estudio, solo el Banco de Sabadell no establece condiciones adicionales a las que fija la norma. Además, Abanca, Bankia, Openbank, Santander y Caixabank se conceden un plazo superior al que establece la normativa. Ante esta situación, OCU va a pedir al Banco de España que inspeccione las condiciones y plazos que aplican las entidades financieras en las reclamaciones por el uso fraudulento de tarjetas.

 

Para prevenir fraudes con las tarjetas OCU hace a los consumidores las siguientes recomendaciones:

  • Es conveniente firmar las tarjetas de crédito nada más recibirlas.
  • Es necesario memorizar el número secreto, no es conveniente apuntarlo en ningún sitio.
  • Evitar marcar el número secreto en cajeros, comercios y restaurantes a la vista de desconocidos.
  • Activar las medidas adicionales de seguridad de las que disponga su entidad (aviso mediante mensajes o restricciones de las opciones operativas que no se usan).
  • Hay que recordar que el PIN solo se utiliza para verificar la identidad del titular en comercios físicos y cajeros, si se lo piden fuera de estos medios por teléfono o por e-mail se tratará de un intento de fraude.
  • Comprobar de forma periódica que todas las tarjetas que se tienen contratadas están en su poder y es recomendable cancelar las que no se utilizan.
  •  Hay que conservar los justificantes de pago de las compras y comprobar la exactitud de los importes cuando llega el extracto mensual.

Hay que prestar especial cuidado en las compras online, usando comercios de confianza y conexiones seguras https y en los pagos en viajes fuera de la zona euro donde la probabilidad de sufrir la duplicación de la tarjeta aumenta.

Más información en este enlace

Para más información (medios de comunicación): Teléfono: 91 722 60 61 – prensa@ocu.org www.ocu.org

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 250.000 socios. Como organización de consumidores, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los consumidores en España, con trasparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los consumidores se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.