Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Movilidad, consumo sostenible y RSE

Los vehículos de gas y los eléctricos los más baratos para los consumidores según un estudio de OCU

13 nov. 2018
  • Esta es la principal conclusión del estudio que ha presentado hoy OCU en una Jornada sobre la descarbonización del transporte y las ventajas e inconvenientes que tiene para los consumidores
  • El estudio analiza el coste total de los vehículos en función del motor durante toda la vida útil del mismo
  • En España los vehículos de gas y los vehículos eléctricos son actualmente los que tienen el coste más bajo.
  • Los representantes de los grupos parlamentarios han debatido sobre las implicaciones que tendrá para los consumidores el proceso de descarbonización del transporte que se llevará a cabo en los próximos años

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha organizado una jornada para abordar la problemática de la descarbonización del transporte privado en España. 

En la jornada se han presentado los resultados de un estudio español sobre el coste total que tienen que soportar los consumidores a lo largo de la vida de un vehículo en función de los diferentes tipos de motores. 

Para establecer el coste, el estudio llevado a cabo por OCU ha tenido en cuenta los costes de los distintos combustibles (gasolina, diésel, electricidad, hidrogeno y gas) la depreciación de los vehículos, el mantenimiento, los seguros, el tiempo medio de propiedad del automóvil, el kilometraje, la proporción de conducción en modo eléctrico para los coches híbridos enchufables, los costes financieros y los impuestos locales. El estudio se ha llevado a cabo en diferentes segmentos de vehículos (utilitarios, compactos y SUV) y para diferentes supuestos de utilización (uso intensivo y medio). 

Teniendo en cuenta todos estos factores, los vehículos de gas (gas natural y GLP) y los eléctricos son los vehículos con menor coste para el usuario. Por el contrario, los costes más elevados son para los vehículos de pila de combustible (prácticamente inexistentes en España) y para los vehículos de gasolina y diésel. 

Las conclusiones generales del estudio en España son similares a las del resto de países europeos. Las tecnologías más ecológicas serán cada vez más baratas y el coste global de estos coches será cada vez más competitivo. Este hecho es más importante en los coches de segunda mano, donde las diferencias en los precios de compra son menores.

OCU señala que las principales diferencias del modelo español favorecen a los coches eléctricos: por una parte, el tiempo de uso de un coche hasta que se vende es mayor que en Europa y, por otra parte, existe la tarifa supervalle con unos descuentos en el precio de la electricidad muy importantes.

Asimismo, los impuestos españoles son relativamente altos para los vehículos que más CO2 emiten (matriculación y precio de combustible). Este hecho es especialmente importante en los segmentos que más consumen: todoterrenos y vehículos de alta potencia. Además, estos impuestos se basan en conceptos antiguos como la cilindrada y la potencia fiscal que no reflejan en realidad su impacto en el medio ambiente.  

Por ello, aunque los coches de gas son los más baratos en algunos segmentos en España, OCU advierte de la incertidumbre sobre esta situación en un futuro. Las obligaciones a la reducción de emisiones de CO2 pueden perjudicar a este tipo de vehículos a medio plazo en favor de los coches eléctricos.

En el caso de coches comprados para un uso intensivo, también hay ventajas para las nuevas tecnologías, puesto que el coste de la fuente de energía es mucho más barato que el gasóleo y la gasolina.

En la jornada han participado representantes de 4 grupos parlamentarios que han debatido sobre las implicaciones que van a tener para los consumidores el proceso de descarbonización del transporte privado que se va a llevar a cabo en los próximos años y sobre las medidas necesarias para avanzar en el proceso de descarbonización.

En este sentido Pilar Lucio, portavoz del grupo parlamentario Socialista en la Comisión de Transición ecológica, ha señalado que “El Gobierno está trabajando en un plan de medidas para la transición ecológica que pasa por un transporte público eficaz y medicas fiscales orientadas a que se cumpla el principio de quien contamina paga” por su parte Ana Madrazo portavoz de Consumo del grupo parlamentario popular, ha puesto de manifiesto “la necesidad de llegar a un consenso entre administraciones públicas, partidos políticos y ciudadanos para trazar una estrategia de lucha contra el cambio climático inteligente y eficaz. Además de la necesidad de revisar la fiscalidad ambiental para que se tenga en cuenta los factores reales de contaminación.”  Juantxo Lopez de Uralde portavoz del Grupo Unidos-Podemos en la comisión de transición ecológica ha advertido de “la necesidad de legislar para conseguir el cambio y alcanzar el objetivo común de limitar las emisiones del transporte como forma de combatir el cambio climático y mejorar la salud y el bienestar de los ciudadanos”. Por último, Jose Luis Martínez del grupo parlamentario ciudadanos en la citada comisión ha hecho hincapié en “el papel ejemplarizante de las administraciones que controlan el 18% del PIB y que deben de dar ejemplo en la reducción de emisiones a través de la contratación pública, Además ha pedido la revisión del impuesto hidrocarburos y la eliminación del impuesto de matriculación” 

Pueden ampliar la información en: 

https://www.ocu.org/coches/gasolina-y-carburantes/noticias/informe-beuc-coste-automovil

https://www.youtube.com/watch?v=a3UBuuzCqmo&feature=youtu.be

Para más información (medios de comunicación) Eva Jiménez Tfno. 917226061 prensa@ocu.org

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 250.000 socios. Como organización de usuarios, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los usuarios en España, con trasparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los usuarios se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.