Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Fiscalidad

OCU inicia una campaña para que los consumidores puedan reclamar la plusvalía municipal

25 abr 2017
En los meses de febrero y marzo el Tribunal Constitucional dictó dos sentencias que declaraban que es inconstitucional pagar el impuesto de plusvalía cuando la venta del bien inmueble se produce por un precio inferior al que se compró

El alto Tribunal señala que gravar incrementos de valor que no son reales ni ciertos es confiscatorio y contrario al principio de capacidad económica. Para el Tribunal Constitucional, someter a tributación situaciones de decremento o inexistente incremento del valor contradice el principio de capacidad económica que la Constitución garantiza en el art. 31.1.  Las sentencias afectan respectivamente a las Normas Forales de Guipúzcoa y Álava pero en este aspecto son idénticas todas las normativas que regulan el Impuesto municipal sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana conocido como plusvalía municipal. 

Para OCU estas sentencias allanan el camino para reclamar a miles de contribuyentes afectados que se han visto obligados al pago del impuesto, cuando en realidad han vendido su vivienda con pérdidas, por debajo del valor de compra, debido a la explosión de la burbuja inmobiliaria. Un reciente estudio de la empresa de tasaciones TINSA cifra en 550.000 las viviendas que se han vendido por debajo de su valor de compra y que por tanto han pagado el impuesto de plusvalía. 

En general es más probable que hayan vendido sus inmuebles con pérdidas quienes los adquirieron a partir del 2000. Por ejemplo, un piso en Madrid adquirido el 20/01/2002 por 100.000 euros y vendido el 21/02/2017 con pérdidas de 30.000, tendrá que pagar más de 3.100 euros de plusvalía municipal (valor catastral de suelo 26.000). 

OCU recuerda a los consumidores que hayan sido afectados que, salvo en algunos casos donde la liquidación pueda ya ser firme, en general pueden reclamar aquellos que han vendido su vivienda en estas circunstancias en los últimos 4 años. Para ello OCU ayudará a los consumidores desde la primera reclamación ante su ayuntamiento y en la posterior vía judicial porque, a pesar de la claridad de las sentencias, prácticamente todos los ayuntamientos se niegan a devolver el impuesto cobrado de más. Esta situación también afectará a todos los que a partir de ahora vendan su vivienda en similares circunstancias puesto que, a pesar de la sentencia, los ayuntamientos van a obligar a pagar el impuesto de plusvalía aun a sabiendas de que es inconstitucional. 

Por todo ello, OCU pide el apoyo de los consumidores para exigir al Gobierno y a los ayuntamientos que modifiquen la normativa que regula la plusvalía municipal, de forma que se respete la Constitución y no se cobre de forma confiscatoria un impuesto sobre el incremento de valor de bien cuando éste no se ha producido. De la misma forma OCU exige que los ayuntamientos devuelvan las cantidades cobradas hasta ahora sin necesidad de recurrir a los tribunales. 

Mientras tanto OCU anuncia que va a ayudar a los consumidores afectados para reclamar en vía administrativa ante los ayuntamientos y si es necesario en los tribunales la devolución del impuesto de la plusvalía municipal. A través de su web: http://www.ocu.org/movilizate/devolucion-plusvalia podrán apoyar la petición de OCU y saber sobre cómo reclamar de forma eficaz el impuesto de la plusvalía municipal. 

Para más información (medios de comunicación): Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61-

Prensa@ocu.org www.ocu.org

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 300.000 socios. Como organización de consumidores, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los consumidores en España, con trasparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los consumidores se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.