Noticias

Sube el IVA de lo que comemos

7 agosto 2012
Sube el IVA de lo que comemos

Nuestro paladar también va a sufrir la subida del IVA. Algunos alimentos serán más caros: comer bien puede costarnos unos 53 euros más al año por familia. Pero ante la crisis y los recortes, una dieta sana sigue siendo una opción barata, buena para nuestro cuerpo e incluso para la deuda pública.

Aunque muchos piensen lo contrario, comer sano no es caro. Combinar el equilibrio de la dieta y el de nuestro presupuesto es el objetivo de la Cesta de la Compra Saludable que cada año elabora la OCU.

En esta cesta figuran los productos que necesita una familia de 4 miembros (2 niños, 2 adultos) para alimentarse de manera saludable durante 2 semanas.

Pero septiembre está a la vuelta de la esquina y llega la subida del IVA, que afecta también a algunos alimentos. ¿Qué pasa con nuestra Cesta Saludable?

¿Cuánto más vamos a tener que pagar para comer bien

La Cesta Saludable

Para elegir los alimentos de la Cesta de la Compra Saludable hemos seguido este esquema: 

  • 5 comidas al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda (solo los niños) y cena. 
  • En todas las comidas incluimos pan y verduras (cocinadas o en ensalada). 
  • 3 piezas de fruta al día (excepto en la cena). 
  • Uno de los postres es un lácteo.

Consulta la Lista Completa de alimentos en nuestra cesta.

¿Cuánto cuesta comer sano?

El estudio que realizamos en 2011 (con datos de 1.145 tiendas de 65 ciudades) concluyó que alimentar a una familia con la Cesta Saludable costaba 572 euros al mes de media.

Evidentemente, había grandes diferencias entre hacer la compra en una tienda o en otra: Alcampo fue el supermercado más barato (523 euros al mes) y El Corte Inglés fue el más caro (681 euros). Por lo tanto, comiendo igual de sano podía haber diferencias en el gasto de más de 1.885 euros al año.

En la clasificación por comunidades, La Rioja resultó la más barata y Canarias la más cara.

Subida del IVA: 53 euros más al año

A partir del 1 de septiembre, sube el IVA. Serán 3 puntos más en el tipo general (del 18% al 21%) y 2 más en el reducido (del 8% al 10%), permaneciendo en el 4% el tipo superreducido. ¿Cómo afecta esto a nuestra alimentación?

Muchos productos subirán 2 puntos su IVA (del 8% al 10%): la carne, el pescado, los aceites, el azúcar, la pasta, las galletas, los yogures... También el pan integral, que pese a ser más saludable que el pan blanco tributará con 6 puntos más de IVA.

No tendrán subida los alimentos gravados con el tipo superreducido: pan blanco, harina, huevos, leche, quesos, frutas, verduras, hortalizas, legumbres, cereales, tubérculos...  

En nuestra Cesta Saludable abundan los productos frescos, hay pocos alimentos transformados y nada de alcohol. Por eso el impacto de la subida del IVA será "solo" de 53 euros al año. Llevar una dieta saludable hará que se note menos el golpe del nuevo IVA en los bolsillos de los consumidores.  

Comer bien: una medida anticrisis

Una dieta sana no solo ayuda a nuestro cuerpo, también puede ser una manera de combatir la crisis. Más de la mitad de los adultos españoles sufren de obesidad o sobrepeso, una cifra que ronda el 45% en el caso de los niños. Se trata de un problema de salud que supone el 7% de toda la factura sanitaria.

Por más que nos regodeemos en la "dieta mediterránea", la realidad es que no estamos manteniendo el equilibrio de la pirámide alimentaria. Si comparamos las recomendaciones de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria con los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente encontramos un claro desfase entre cómo deberíamos gastar nuestro dinero y cómo lo estamos gastando: 

  • Dulces: les dedicamos un 10% del gasto en alimentación, cuando lo ideal sería limitarse al 7%.
  • Carne y pescado: un 37% de gasto frente al 28% que sería saludable.   
  • Lácteos: nos quedamos cortos con un 12% frente al 16% ideal. 
  • Frutas: solo el 12% de nuestro presupuesto, frente al 15% deseable. 
  • Verduras: grave desfase, con un 8% real frente al 15% ideal. 
  • Aceites y mantequilla: única categoría en la que la cifra real se corresponde con la ideal, un 2% del gasto. 
  • Alcohol y refrescos: les dedicamos un 9% de nuestro presupuesto para comida, pese a que en la pirámide alimentaria no tienen cabida más allá de alguna ocasión especial. 
  • Cereales: el 10% de gasto no basta para cumplir el objetivo del 17% en la dieta saludable.


Al servicio de 345.000 socios.