Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Entorno digital

OCU se felicita por la nueva normativa europea sobre protección de datos

17 dic 2015

El acuerdo al que llegaron ayer las instituciones europeas recoge parte de las demandas realizadas en los últimos tiempos por parte de OCU y mejora los niveles de protección de los consumidores europeos.

OK

Después de tres años de negociaciones las instituciones europeas acaban de alcanzar un acuerdo para la aprobación de un Reglamento Europeo de Protección de Datos, una norma que va a permitir armonizar por fin la dispersa normativa existente en los distintos países europeos y reforzar los derechos de los consumidores en esta materia.

El balance inicial que hace OCU del acuerdo adoptado ayer es positivo pues la nueva normativa recoge una parte importante de las reclamaciones que hemos hecho en los últimos tiempos con iniciativas como la de “Tus Datos son Tuyos”.

Es de destacar el mayor control que los consumidores tendrán sobre sus datos personales, debido a la necesidad de un consentimiento “inequívoco” por parte del consumidor para que sus datos puedan ser recogidos y tratados y a la mayor transparencia e información que las empresas tendrán que proporcionar sobre el tipo de datos que recogen y los fines para los que lo hacen. Además el acuerdo al que llegaron ayer Comisión Europea, Paramento Europeo y Consejo se recogen demandas básicas como el derecho a la portabilidad de los datos personales o un refuerzo de los derechos ya existentes como el llamado “derecho a olvido”.

Para OCU es también importante el reconocimiento que hace el Reglamento de la capacidad que tendrán las organizaciones de consumidores para presentar denuncias y ejercer acciones legales por violación de la normativa sobre protección de datos sin que sea necesario un mandato especifico por parte de los consumidores afectados, salvo que se trate de acciones de reclamación de daños. En cualquier caso se trata de una posibilidad que tendrán que permitir los estados individualmente y que desde OCU lucharemos por ver reconocida en la legislación española.

No se puede tampoco obviar uno de los avances logrados con este acuerdo como el del refuerzo de los poderes de las autoridades nacionales de protección de datos para hacer cumplir la normativa en este ámbito. Este refuerzo queda ejemplificado con la capacidad que tendrán para imponer multas de hasta el 4% del volumen de negocio a aquellas empresas que incumplan sus obligaciones en materia de protección de datos.

Además se debe aplaudir el hecho de que finalmente estas normas se aplicarán a todas las empresas que operen en el territorio de la UE con independencia de donde tengan establecidas sus sedes, y también el que se permita que los consumidores puedan plantear sus denuncias ante las autoridades del país en el que residen  y no ante las del país en el que la empresa denunciada está establecida.

Sin embargo no todo son aciertos. Un ejemplo sería el mantenimiento de términos tan vagos como el de “interés legítimo” para justificar determinadas formas de tratamiento de datos sin haber añadido medidas de protección especiales, o el que las empresas no estén obligadas a notificar cuándo sus bases de datos han sido objeto de ataques importantes si han tomado medidas para asegurar que no se materialicen los riesgos que tales ataques implican para el titular de los datos. En OCU entendemos que esta medida podría dar lugar a que muchas empresas no informasen de estos ataques a los consumidores. 

El acuerdo adoptado ayer necesita ahora la ratificación formal por parte de los Estados Miembros y el Pleno del Parlamento Europeo. Una vez finalizado el proceso formal de adopción, previsiblemente en el mes de enero, el Reglamento entrara finalmente en vigor en 2018.