Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Energía

OCU exige al Gobierno que cumpla la Directiva de Eficiencia Energética

27 jul 2015

La Directiva Europea de Eficiencia Energética (Directiva 2012/27/UE) tendría que haber sido transpuesta en junio de 2014. Sin embargo, varios aspectos que afectan directamente a los consumidores aún siguen pendientes.

OK

La Directiva Europea sobre eficiencia energética aprobada en 2012 obliga a la industria, y a la sociedad en general, a cambiar sus pautas de conducta como consumidores de energía. Los objetivos principales de esta directiva son ayudar en la reducción de un 20% del consumo de energía de la Unión Europea en el año 2020, el fomento de las energías renovables, el aumento de la eficiencia energética en el transporte, en los sectores terciario y residencial y en la industria con la eliminación de las barreras no técnicas.

Con la aprobación de la directiva en octubre de 2012 se abrió un plazo para que cada estado de la UE adaptase su legislación a este nuevo marco, un plazo que expiró en junio de 2014 sin que el gobierno español haya transpuesto determinados aspectos de la directiva que tienen un impacto importante para los consumidores. Este es el caso de la obligación que recoge la directiva de que a partir del 31 de diciembre de 2016 cada hogar debe contar con sistemas de medición individual de calefacción.

Esta medida conllevaría ahorros importantes para los consumidores y racionalizaría el consumo de calefacción en un país donde el gasto energético de las familias por este concepto es elevado. Además, con esta medida se lograría que cada hogar pudiera contar con información sobre sus consumos energéticos en calefacción, otorgándoles capacidad para tomar decisiones y, por supuesto, permitiría conocer detalladamente el consumo por estancias de cada vivienda, lo que a día de hoy no ocurre.

Lamentablemente el Ministerio de Industria, Energía y Turismo sigue incumpliendo su obligación de transponer la directiva de 2012 y, pasado ya más de un año desde que finalizó el plazo con el que contaba para hacerlo, sigue sin dar noticias de cuál es su intención. Esta situación, además de ser contraria a los intereses de los consumidores en cuanto a los posibles ahorros que podrían obtener en su consumo energético, provoca confusión en las comunidades de vecinos que, a poco más de un año de que la medida sea obligatoria, siguen sin conocer las condiciones que deben cumplir los sistemas de mediación que se deben instalar.

La opacidad con la que se estaría tramitando el real decreto de transposición y las escasas respuestas que desde el ministerio de se dan a quienes, como OCU, preguntamos por la misma, ha provocado que las autoridades europeas muestren su preocupación por la inacción del gobierno español, algo que podría derivar en la apertura de un expediente por incumplimiento y en la imposición de sanciones por parte de la Comisión Europea.

Desde OCU hemos reclamado al Ministro de Industria, Energía y Turismo que cumpla con los compromisos asumidos en materia de eficiencia energética, compromisos que pasan por la inmediata transposición de la Directiva 2012/27/UE que permitirá que gasto energético en calefacción de los consumidores españoles sea más eficiente, más barato para las familias y medioambientalmente más sostenible .