Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Competencia

Roche y Novartis (Avastin v. Lucentis) - Denuncia ante la CNMC

24 abr. 2014
Tras la decisión recaída en Italia sobre este asunto, la OCU denuncia a Roche y Novartis ante la CNMC española porque dichos gigantes farmacéuticos podrían haber confabulado para crear una diferenciación artificial de los productos AVASTIN y LUCENTIS (ambos válidos para el tratamiento de la degeneración macular húmeda), presentando Avastin como un producto más peligroso que Lucentis, con el fin de influir en las prescripciones de los médicos y servicios de salud. LUCENTIS es 100 veces más caro y lo cubre la Seguridad Social, por lo que la no utilización de AVASTIN para el tratamiento de esta patología puede haber supuesto un importante despilfarro de los recursos del sistema público de salud.
En curso

Tras la decisión recaída en Italia sobre este asunto, la OCU denuncia a Roche y Novartis ante la CNMC española porque dichos gigantes farmacéuticos podrían haber confabulado para crear una diferenciación artificial de los productos AVASTIN y LUCENTIS (ambos válidos para el tratamiento de la degeneración macular húmeda), presentando Avastin como un producto más peligroso que Lucentis, con el fin de influir en las prescripciones de los médicos y servicios de salud. LUCENTIS es 100 veces más caro y lo cubre la Seguridad Social, por lo que la no utilización de AVASTIN para el tratamiento de esta patología puede haber supuesto un importante despilfarro de los recursos del sistema público de salud. Precisamente en un momento como el actual de recortes en sanidad y cuando existen importantes carencias como en materia de salud dental o mental.

 

Las multinacionales denunciadas habrían llevado a cabo una estrategia colusoria compleja, con el fin de evitar que el éxito comercial de Lucentis se viera obstaculizado por las aplicaciones oftálmicas de Avastin. En Italia habrían constatado que tales esfuerzos se habrían intensificado a medida que un creciente número de estudios comparativos independientes apoyaban la equivalencia de los dos fármacos en usos oftálmicos.

 

La justificación económica de la conducta de las empresas, según la misma autoridad italiana, se deriva de la relación entre los grupos Roche y Novartis: mientras Roche recauda los royalties de las ventas de Lucentis, que fue desarrollado por su filial Genentech, los beneficios de Novartis derivan directamente de las ventas de Lucentis. Novartis  tiene una participación de más del 30% en el capital de Roche.

 

Los hechos denunciados serían constitutivos, a juicio de OCU, de un acuerdo entre empresas prohibido por el artículo 1 de la Ley 15/2007, de 3 de julio, de Defensa de la Competencia (probablemente por tener por objeto, producir o poder producir el efecto de impedir, restringir o falsear la competencia en todo el territorio nacional por la limitación o el control de la producción, la distribución, el desarrollo técnico o las inversiones o l reparto del mercado entre las empresas denunciadas); y, posiblemente, también por el Artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea”.