Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Servicios Financieros

OCU considera excesivos los requisitos para acceder a una cuenta bancaria básica gratuita

01 mar 2019

 

  • Son similares a los establecidos para otras ayudas con cuantías más elevadas y harán inútil una medida destinada a combatir la exclusión financiera
  • En el mercado hay cuentas sin comisiones sin necesidad de cumplir requisitos
  • La norma exigirá aportar una gran cantidad de documentación para obtener un ahorro de 36 euros al año

OCU recuerda que en el año 2014 el parlamento europeo aprobó una Directiva en la que, entre otras cosas, se regula el acceso a una cuenta básica, con el objetivo de garantizar que cualquier persona residente en la Unión Europea pueda disponer de una cuenta de pago en cada uno de los otros países de la Unión, lo que se conoce como cuenta básica.

 

Con mucho retraso, el Gobierno anterior aprobó la trasposición de esta directiva, que establece las condiciones de esta cuenta básica, pero quedaba pendiente de aprobar la orden ministerial que limita las comisiones de estas cuentas, y las condiciones de acceso para personas en situación vulnerable.

 

Ahora el Gobierno actual ha hecho públicas las condiciones para que los consumidores en situación de vulnerabilidad puedan acceder de forma gratuita a este tipo de cuentas que, a juicio de OCU, son excesivamente estrictas y ponen en riesgo la eficacia de esta medida.

 

Salvo excepciones, no serán gratis

 

Todas las entidades que ofrezcan cuentas de pago estarán obligadas a ofrecer cuentas de pago básicas a personas que residan legalmente en cualquier país de la Unión Europea, incluidos aquellos que no tengan domicilio fijo. También podrán acceder a ellas los solicitantes de asilo e incluso aquellos que no tengan un permiso de residencia, pero su expulsión sea imposible por razones jurídicas o de hecho.

 

La norma dice que las comisiones aplicables a este tipo de cuentas deben ser razonables y nunca por encima de las aplicadas en virtud de la política de precios habitual de la entidad. En todo caso dependerá de la normativa interna de cada país, que en algunos casos podría establecer incluso la gratuidad de dichas cuentas.

 

A pesar de la que la directiva contempla la posibilidad de que estas cuentas pudieran ser gratuitas, el proyecto de orden que maneja el gobierno establece un límite máximo de 3 euros mensuales y que incluirá hasta 200 operaciones de pago anuales, aunque el gobierno podrá establecer comisiones más bajas o incluso la gratuidad para personas en situación de vulnerabilidad o riesgo de exclusión financiera.

 

Para OCU esta comisión es excesivamente elevada, ya que en el mercado español existen alternativas que, sin ser cuentas de pago básicas, permiten tener una cuenta corriente sin comisiones, con la posibilidad de domiciliar recibos y realizar transferencias sin coste, así como disponer de una tarjeta de débito asociada que permite realizar pagos y extraer dinero en cajeros.

 

Por ello este tipo de cuentas quedará fuera de mercado, incumpliendo el objetivo establecido en la Directiva 2014/92/UE, consistente en facilitar el acceso a los consumidores más vulnerables a servicios bancarios básicos.

  

Condiciones para la gratuidad

 

Incluso antes de la aprobación de la orden, el gobierno ha elaborado un proyecto un Real Decreto con las condiciones para que este tipo de cuentas sean gratuitas para las personas en situación de especial vulnerabilidad. El proyecto establece los límites en función de los ingresos anuales, partiendo de 2 veces el IPREM (15.039,19 €/año) para personas no integradas en ninguna unidad familiar.

Además, para acreditar el cumplimiento de dichos requisitos se exige la aportación de abundante documentación, por ejemplo, si no se dispone de libro de familia deberá aportarse informe emitido por los servicios sociales del Ayuntamiento en el que se informe sobre la composición de la unidad familiar.

 

Por último, las entidades cuentan con un plazo de 30 días desde la aportación de la documentación completa para comunicar el reconocimiento o la denegación de la condición de gratuidad, lo que hace aún menos atractiva la solicitud, al tener que esperar tanto tiempo para disponer de la cuenta.

 

Una norma poco útil

 

OCU cree que la práctica de dicha normativa beneficiará a una mínima parte de los posibles beneficiarios, puesto que, por un lado, el escaso beneficio, unido a la necesidad de aportar un exceso de documentación provocará que muchos posibles beneficiarios no soliciten la gratuidad.

 

La experiencia muestra que, en casos similares muchos beneficiarios potenciales no reciben la ayudas a las que tienen derecho. Por ejemplo, en el caso del bono social eléctrico, en el que el beneficio es mucho mayor, solo una pequeña parte de los beneficiaros lo ha solicitado.

 

Por otro lado, muchos potenciales beneficiarios ya disfrutan de cuentas sin comisiones. En muchas entidades es posible disponer de cuentas gratuitas con nóminas pequeñas (a partir de 600 euros) que están por debajo de los límites de IPREM. Asimismo, algunos bancos online ofrecen cuentas sin requisitos y sin comisiones

Contacto de prensa y gestión de entrevistas: Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61 - ejimenez@ocu.org

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 250.000 socios. Como organización de usuarios, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los usuarios en España, con transparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los usuarios se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.