Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Alimentación

OCU considera insuficiente el nuevo reglamento sobre acrilamida

11 abr. 2018
  • La Organización de Consumidores considera que esta normativa debería ser más exigente, pues superar los valores establecidos no implica la obligación de retirar el producto del mercado
  • La Organización pide unos límites legales que impidan que un alimento con altos valores de acrilamida llegue a los consumidores
  • OCU ofrece consejos sobre cómo reducir la acrilamida en los alimentos cocinados en casa, como dejar las patatas peladas y cortadas en remojo de 15 a 30 minutos antes de freírlas

Hoy entra en vigor el reglamento de la Unión Europea, (UE) 2017/2158, por el que se establecen medidas de mitigación y niveles de referencia para reducir la presencia de acrilamida en los alimentos con el objetivo de reducir los niveles de actuales de exposición de la población a la acrilamida.

Esta normativa establece valores máximos de referencia para varias categorías de alimentos; patatas fritas y productos de aperitivo a base de patata, pan, cereales de desayuno, productos de bollería y galletería, café y sucedáneos, alimentos infantiles y productos elaborados a base de cereales destinados a lactantes y niños de corta edad. Asimismo, el reglamento establece medidas de mitigación en producción, formulación del producto y procesado en caso de que se superen estos valores. Una vez incorporadas las medidas de mitigación, las empresas deberán realizar muestreos y análisis para evaluar que los niveles de acrilamida no superan los niveles de referencia.

OCU considera que esta normativa debería ser más exigente, pues superar este valor no implica la obligación de retirar el producto del mercado, ya que lo que establece son valores de referencia. En este sentido, OCU pide unos límites legales que impidan que un alimento con altos valores de acrilamida llegue a los consumidores.

Información para usuarios finales y consumidores

Otro aspecto que incluye la normativa es la obligación, por parte de las empresas, de indicar a los usuarios finales los métodos recomendados para cocinar, especificando el tiempo, la temperatura y la cantidad para el horno, la freidora o la sartén. Las instrucciones de cocción deberán exponerse claramente en todos los envases o embalajes de los productos, para que sigan unas prácticas adecuadas de cocción en los hogares.

Reduce la acrilamida en casa

OCU recuerda algunos consejos para reducir los niveles de acrilamida de los alimentos cocinados en casa:

  • Conservar las patatas en buenas condiciones. Se deben guardar en un lugar oscuro, fresco y seco y no meterlas en el frigorífico a menos de 6°, favorece la formación de acrilamidas.
  • La forma de cocción influye, y mucho: se forman más acrilamidas con la fritura que al asar las patatas, por ejemplo. Se puede evitar su presencia si se opta por hervir o cocinar las patatas en el microondas, enteras y con piel.
  • En cualquier caso, si se quieren preparar patatas fritas, se deben dejar peladas y cortadas en remojo de 15 a 30 minutos antes de freírlas. Otra opción es escaldar las patatas en agua y cortarlas en trozos grandes.
  • Vigilar la temperatura: las patatas y los alimentos ricos en cereales no se deben freír a más de 170° (si no se cuenta con freidora, calcular que debe ser antes de que el aceite empiece a humear), ni hornearse a más de 195° C en un horno convencional. Si se usa freidora, la temperatura recomendada es 170-180°.
  • Cuando se frían patatas u horneen galletas, bizcochos... se deben retirar cuando todavía estén amarillos, no esperar a que se tuesten.
  • Evitar comer las partes demasiado tostadas o quemadas.
  • Respetar escrupulosamente las instrucciones que figuran en los envases de los alimentos.
  • Moderar el consumo de alimentos fritos con un alto contenido en grasas. Seguir una alimentación equilibrada y diversa que contenga abundante fruta y hortalizas.

 

Más información en este enlace: https://www.ocu.org/alimentacion/seguridad-alimentaria/informe/acrilamidas