Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Movilidad, consumo sostenible y RSE

OCU insiste en regular aspectos de la economía colaborativa para una mayor protección del consumidor

16 jun 2017

Tras la publicación del Estudio de la Comisión Europea

La Comisión Europea ha publicado un estudio sobre los consumidores en la economía colaborativa que reafirma la postura de OCU ante este modelo de consumo.

OCU y las organizaciones de Bélgica, Italia y Portugal ya pusieron en marcha en 2015 una extensa investigación sobre consumo colaborativo en Europa, cuyas conclusiones se ven ahora confirmadas por este nuevo estudio de la Comisión Europea.

Los resultados del estudio de OCU ya mostraban la utilidad y eficiencia de la economía colaborativa, pero también reflejaban que eran necesarias mejoras desde el punto de vista legal y de protección a los consumidores.

En este sentido, la Organización insiste en la importancia de revisar y regular sobre todo algunos aspectos que considera fundamentales para una mayor protección del consumidor y un mejor funcionamiento de las plataformas que ofrecen servicios de economía colaborativa. Estas son:  

  • La reputación virtual. El estudio de la Comisión Europea desmonta la creencia de que las evaluaciones digitales entre usuarios son una buena herramienta para garantizar la seguridad de los consumidores: solo el 20% de los usuarios que tienen un problema en plataformas de economía colaborativa escriben una mala review, en muchos casos por miedo a represalias o a quedar mal. Por este motivo, OCU cree que los sistemas de identidad virtual, evaluación y comentarios digitales deben ser mejorados, siendo más trazables y anónimos. 
  • La responsabilidad de la plataforma, que en muchos casos se exime por completo en sus términos y condiciones. En opinión de OCU, la responsabilidad de la plataforma debería estudiarse caso por caso, ya que aquellas que no sólo funcionan como intermediarias, sino que además intervienen en la actividad, deberían tener una responsabilidad mayor con respecto al servicio que ofrecen.
  • La gestión de reclamaciones: Según el estudio de la Comisión Europea, el 60% de los consumidores no saben quién es responsable en caso de problemas, si la plataforma o el proveedor del servicio. En este sentido, OCU pide que se distingan claramente a los proveedores particulares de los profesionales, ya que la protección del consumidor depende de la naturaleza jurídica de la otra parte: si el proveedor es un profesional, se aplica la legislación de consumo, pero si, en cambio se trata de un particular, las relaciones podrían ser menos estandarizadas y la resolución de conflictos se llevaría a cabo por la vía civil. En esta misma línea, el Comité Económico y Social Europeo ya propuso un "arbitraje civil" independiente similar al "arbitraje de consumo", como una herramienta más neutra y legítima que una mediación por parte de la plataforma.

Además, OCU considera favorable que la Comisión Europea vaya a revisar la Ley de Consumo Europea y que proponga nuevos requisitos de transparencia para las plataformas, lo que sin duda beneficiará a todos los usuarios de consumo colaborativo.