Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Alimentación

OCU avisa: una ración no es la medida adecuada para informar nutricionalmente a los consumidores

09 mar 2017

Ayer martes 8 de marzo, las principales compañías alimentarias anunciaron que van a desarrollar esquemas nutricionales por colores para etiquetar sus productos. BEUC (Asociación Europea de Consumidores) y OCU aplauden este paso hacia delante pero lamentan la forma en la que los fabricantes quieren definir los colores para reflejar sus valores nutricionales. 

Según OCU es positivo que las principales empresas de alimentación por fin reconozcan la utilidad del esquema del “semáforo de colores” para ayudar a los consumidores a elegir productos y alimentos más saludables para su salud. En este sentido tanto BEUC como OCU se muestran satisfechos por este avance para informar mejor a los consumidores. Desde ambas organizaciones de consumidores se lleva tiempo demandando que este etiquetado nutricional esquemático sea obligatorio para la industria y que se usen códigos de colores sencillos en los envases. Los consumidores hoy en día tienen un ritmo de vida frenético y tienen poco tiempo para dedicarle a las compras de alimentos. La idea de base para este nuevo sistema es que se pueda ver de forma rápida y sencilla con un solo vistazo la cantidad de grasa, grasas saturadas, azúcares sencillos y sal en los alimentos que adquieren.

Las compañías han elegido mostrar esos códigos de color para una porción, en vez de para 100 g/ml por lo que aunque es cierto que este es un primer paso, desde OCU no se aprueba este modelo de medición por “ración” porque dificulta a los consumidores la comparación entre productos y también puede resultar “engañoso” a la hora de decidir si un producto es saludable o no.

En la práctica por ejemplo se podrán encontrar más colores “verdes” o “ámbar” en cereales de desayuno, productos de pastelería o galletas de los que a priori correspondería. Todos estos productos tienen altas cantidades de grasa, azúcar o sal lo que debería conllevar “luces rojas” según por ejemplo establece el sistema de código de colores del Reino Unido.

Por lo tanto OCU y BEUC tienen serias dudas de que este tipo de código de colores por tamaño de raciones sea lo adecuado para informar y educar al consumidor. A falta de una definición legal y consensuada del tamaño de las raciones, estas no deben ser los valores de referencia porque además no siempre son realistas, por ejemplo ¿quién come solo 30 g de cereales en el desayuno? O ¿quién come dulces sólo hasta completar la ración recomendada por el fabricante?