Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Economía del consumidor

OCU considera insuficientes las medidas para bajar la luz propuestas por el gobierno

20 ene 2017

OCU da la bienvenida a las nuevas propuestas que incentiven la competencia como la planteada para el mercado del gas, pero las considera insuficientes para limitar subidas en el precio de la luz en una situación como la actual.

OCU considera que es urgente

  •   fomentar la competitividad en el mercado del gas,
  • facilitar la entrada de nuevos operadores,
  • reducir de los costes de generación de las plantas de ciclo combinado. 

En opinión de OCU difícilmente habrá una rebaja significativa del precio de la luz en periodos como el actual sin cambios en el sistema. No hay que olvidar que el mercado mayorista de la luz fija el precio con un sistema marginalista, que consiste en fijar como precio de la luz para cada hora del día. Esto en términos prácticos implica que el precio fijado es el que hay que pagar a la tecnología más ineficiente (más cara) para cubrir la demanda en ese horario. De esta forma, las tecnologías más eficientes, que tienen bajos costes de generación, obtienen siempre una remuneración extraordinaria gracias a las tecnologías más costosas.

OCU insiste en que este mercado eléctrico, con su configuración actual, requiere una estricta supervisión, y por ello hace un llamamiento para que la CNMC investigue la situación actual.

OCU considera que para conseguir un mercado más eficiente y con precios inferiores son necesarias medidas adicionales que aborden de forma más global este sistema y replanteen muchos de los costes actuales del sistema eléctrico:Revisión de las tarifas de acceso para que dejen de ser el cajón de sastre de todo tipo de compensaciones y ajustes y que además no siempre deben atribuirse al sistema eléctrico:

1) Revisión de las tarifas de acceso para que dejen de ser el cajón de sastre de todo tipo de compensaciones y ajustes y que además no siempre deben atribuirse al sistema eléctrico. 

2) Revisión de conceptos como el interrumpibilidad, al que se podría estar recurriendo en la actualidad para reducir la demanda eléctrica.

3) Tipos impositivos más reducidos para un servicio de primera necesidad.

4) Revisión del Impuesto de Electricidad, que ha mantenido su importe durante años pese a la reducción de los costes que lo justificaban.

5) Revisión del reparto de los peajes, que son sufragados mayoritariamente por los pequeños consumidores, pese al cambio en la naturaleza de los peajes durante los últimos años 

6) Y cómo no una importante revisión del sistema de precios en el mercado mayorista. En la que se revise el sistema de precios marginal para introducir correctores que vinculen la remuneración que recibe cada tecnología con los costes reales que cada generador tiene. El argumento de dejar que la competencia funcione no es convincente en un mercado como el eléctrico que está lleno de mecanismos adiciones de ajustes como los pagos por capacidad, pero que ninguno de ellos interviene en estos periodos de escaladas de precios.