Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Competencia

OCU apoya la petición de la CNMC de poner fin a los vetos a las gasolineras sin trabajadores

25 ago. 2016

En un informe sobre la regulación del mercado de distribución de carburantes de automoción a través de estaciones de servicio denominadas “desatendidas” la CNMC ha señalado que siguen existiendo barreras para la apertura de este tipo de estaciones. La más importante es la exigencia de que haya al menos una persona en la estación aludiendo a posibles problemas de seguridad. Esta obligación para OCU no se corresponde con los datos y las evidencias que existen en la Unión Europea y en España sobre este tipo de gasolineras. La CNMC insiste en sus ventajas al promover el aumento de la competencia y por lo tanto generar la posibilidad para los consumidores de beneficiarse de mejores precios en carburantes.

En España existen ejemplos como los de las cooperativas agrarias que desde hace años operan con este modelo y donde no se han experimentado problemas de seguridad ni incidentes para sus usuarios.

Este modelo de negocio tiene, además, una implantación muy notable en otros países. En Francia más de un 10% de las gasolineras son de este tipo y en Bélgica se llega al 20%. Incluso en algunos países como Dinamarca o Suiza la mayoría del carburante se sirve en estas gasolineras.

En opinión de OCU las gasolineras “desatendidas” han demostrado ser uno de los pocos fenómenos dinamizadores del mercado de venta de carburantes a los consumidores, provocando reducciones de precio en las áreas donde se posicionan, ya que el resto de gasolineras, especialmente las más caras pertenecientes a grandes compañías que dominan el mercado, han de reducir sus precios para poder competir frente a ellas.

OCU recalca que la supuesta defensa del empleo no debe ser la excusa de la que las grandes compañías se valgan para mantener una situación de oligopolio en el mercado con márgenes de comercialización superiores a los de la mayoría de los países de nuestro entorno, según han señalado de manera reiterada los informes de la CNMC.