Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

OCU exige medidas adicionales ante el incremento de los hogares afectados por cortes de luz

29 mar 2016

El año pasado aumentaron las cifras de cortes de suministro por impago tras una senda de dos años de reducciones. Según los datos que Iberdrola y Endesa han proporcionado a la CNMC este aumento fue de un 5.9% respecto a 2014; en 2015 más de medio millón de hogares sufrieron cortes de suministro.

En opinión de OCU, aunque según los datos de Endesa más de la mitad de estos cortes se restablecen en menos de 48 horas, las cifras son alarmantes ya que los consumidores afectados por estos cortes además de sufrir la interrupción del servicio y sus consecuencias, también sufren en la mayoría de los casos la privación de otras necesidades igualmente urgentes o básicas. El corte del suministro conlleva no sólo abonar las facturas pendientes sino también abonar el coste de su reactivación algo que resulta inviable en estas situaciones de pobreza.

Por otra parte el inicio de los trámites de interrupción del suministros difiere mucho de unas compañías a otras en el mercado libre, por lo que esta complejidad unida al desconocimiento general de los consumidores sobre quien es su actual compañía, confirmado recientemente por la CNMC en sus encuentras, agrava aún más esta situación.

OCU reclama transparencia en la información sobre los cortes de suministro, tanto de aquellos efectuados por las compañías distribuidoras - que son quienes “ejecutan” el corte- como también de las solicitudes de corte de suministro que tramitan las diferentes comercializadoras, que actúan tanto en el mercado libre como comercializando la tarifa regulada. Esta información es clave para que los consumidores puedan entender mejor el alcance de este problema social.

OCU exige medidas adicionales para luchar contra la pobreza energética que tras la crisis afecta a muchas familias sin recursos. Es urgente la definición del consumidor vulnerable, pendiente tras la reforma de la Ley del Sector Eléctrico y la creación de una “tarifa social” real que garantice la protección a aquellas personas en situaciones precarias. Para OCU el actual “bono social” no es una auténtica tarifa social, ya que deja fuera muchos hogares que sin cumplir ninguno de sus requisitos, tienen serias dificultades para afrontar el pago mensual de la factura de la luz. Esta es una de las recomendaciones y peticiones que desde OCU se reclaman en su próxima Compra Colectiva de Energía donde se quiere concienciar y abogar por un mercado energético más justo.