Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Competencia

OCU valora positivamente la posición de la Comisión Europea a favor de la economía colaborativa

03 jun. 2016

Ayer jueves Bruselas dio un paso adelante para defender la economía colaborativa y con ello a los nuevos actores en el mercado frente a la polémica que existe actualmente en los diferentes estados miembros. Desde la Comisión Europea se insiste en que es necesaria la innovación para una economía europea competitiva y que se debe fomentar un entorno reglamentario que favorezca el desarrollo de nuevos modelos de negocio.

Las nuevas empresas surgidas en este nuevo escenario de la economía colaborativa no se deben ni se pueden eliminar y por lo tanto lo importante es legislar para fijar unas reglas de juego claras que permitan el desarrollo de este mercado y proteger los intereses de los consumidores.

Desde Bruselas se exige a los estados miembros que faciliten la consecución de este objetivo, eliminando trabas administrativas y exigencias de autorizaciones o licencias cuando las plataformas de consumo colaborativo actúen solo como intermediarios entre consumidores o particulares.  Desde OCU se recalca que es importante diferenciar entre particulares que intercambian productos o servicios y profesionales que utilicen estas plataformas para evitar el pago de impuestos y otras obligaciones legales. OCU exige que se implementen los controles necesarios para controlar estos posibles fraudes pero que no se frene la irremediable evolución del mercado y de las plataformas de consumo colaborativo.

OCU opina que como indica la Comisión Europea es necesario crear un nuevo marco jurídico y fiscal que regule y controle este tipo de actividades pero también flexibilizar el acceso a nuevos actores que favorecen la competencia y contribuyen a un mayor bienestar de los consumidores europeos.