Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

OCU solicita a Consumo que agilice la regulación y proteja a los menores de las “loot boxes”

31 may. 2022
  • La Organización de Consumidores y Usuarios se dirige nuevamente a la Dirección General de Ordenación del Juego para solicitar que agilice la regulación de estas cajas botín y que la misma tenga en cuenta sus peticiones de protección a los consumidores, sobre todo, a los menores.
  • Se trata de una acción coordinada a nivel europeo por BEUC, la Organización Europea de Consumidores, en la que participa OCU junto con otras 16 organizaciones europeas, para trasladar a las diferentes autoridades nacionales el informe realizado por el Consejo de Consumidores de Noruega.
  • OCU solicita la prohibición de información engañosa, transparencia y protección de menores, entre otras medidas, para evitar así que las compañías de videojuegos no se aprovechen de su posición vulnerable.

 

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha trasladado hoy a la Dirección General de Ordenación del Juego sus preocupaciones por las cajas botín o “loot boxes”.

 

Las cajas de botín son "paquetes misteriosos" de contenido digital que contienen algunos videojuegos y que los consumidores compran con dinero real. El contenido de las cajas de botín es aleatorio y brinda a los jugadores ventajas o artículos para usar en el juego. El problema es que los consumidores no tienen forma de saber lo que contienen hasta que han pagado por ellos.

 

Las cajas de botín pueden suponer para los consumidores, sobre todo para los más vulnerables por ser menores de edad, un problema de adición y de manipulación por utilizar prácticas agresivas y engañosas.

 

El Consejo de Consumidores de Noruega (NCC) ha publicado hoy el informe "Insertar moneda: Cómo la industria del juego explota a los consumidores usando cajas de botín", en el que se pone de manifiesto la explotación, el marketing engañoso, la distorsión del coste real y la manipulación hacia menores, por lo que diferentes organizaciones europeas de consumidores están lanzando una acción, coordinada por BEUC, la Organización Europea de Consumidores, pidiendo a las autoridades que actúen.

 

OCU solicita que se agilice la regulación al respecto y que la misma incluya:

 

1. La prohibición de diseños engañosos para explotar a los consumidores. Cuando los consumidores participan en videojuegos, las empresas deben asegurarse de que el diseño y el funcionamiento del juego no perjudiquen económicamente al consumidor.

 

2. La denominación en moneda real de las compras dentro del videojuego Como mínimo, se debe proporcionar tanto el valor en moneda real como dicho valor en moneda virtual o ficticia.

 

3. Protección de menores: Los juegos a los que puedan acceder menores de edad no deben ofrecer cajas de botín u otro contenido de azar a cambio de dinero, ni tampoco mecanismos de "pagar para ganar".

 

4. Más transparencia: el usuario debe estar bien informado en un lenguaje claro sobre qué algoritmos se están utilizando y qué factores se tienen en cuenta. Además, el consumidor debe tener la opción de usar el juego sin control algorítmico, y así no influir en el comportamiento del consumidor.

 

5. Calificación como PEGI 18. Los videojuegos que contienen elementos de azar con dinero de por medio han de ser calificados como PEGI 18 (es decir, aptos para mayores de 18 años).

 

6. Si estos remedios no surten efecto, considerar la prohibición de las cajas de botín.

 

En resumen, desde OCU pedimos una regulación que proteja fuertemente los derechos de los consumidores y evitar así que las compañías de videojuegos no se aprovechen de su posición vulnerable.

 

Más información en este enlace.

 

Esta información ha sido elaborada por un equipo de ingenieros, economistas, abogados, estadísticos, editores y diseñadores de OCU que, en colaboración con laboratorios independientes, analizan desde 1975 los principales productos y servicios de consumo. Su trabajo se sustenta en los principios de ahorro, calidad, eficiencia y sostenibilidad, pero sobre todo en la independencia que le proporcionan sus más de 200.000 socios activos.

 

 

Para más información (medios de comunicación) Teléfono: 91 722 60 61 – prensa@ocu.org www.ocu.org