Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Movilidad eléctrica: OCU advierte que la carga rápida puede salir más cara que repostar gasolina

09 mar. 2021
  • OCU ha comprobado que el coste de cargar el coche en una estación de carga rápida puede superar los 0,79 €/kWh, lo que resulta bastante más caro que utilizar un automóvil con motor de gasolina.
  • Es más, en aquellas estaciones donde resulta imprescindible el uso de una aplicación, el precio final para una misma carga puede llegar a multiplicarse por dos o hasta por tres (hasta 1,10 €/kWh), según la app que se elija.
  • OCU demanda además ampliar la red pública de estaciones de recarga, especialmente fuera de las ciudades y de las grandes autovías.

 

Un reciente estudio de precios realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en 50 estaciones de carga rápida repartidas en las principales autovías revela el elevado coste de la electricidad en algunas de ellas. Un significativo obstáculo a la movilidad eléctrica que viene a sumarse a otra barrera: la escasez de estaciones públicas de recarga fuera de las ciudades y las grandes autovías.

 

Aunque es posible encontrar puntos gratuitos de carga en algunas grandes superficies comerciales, lo habitual es pagar por la recarga de electricidad. Poco, si se hace en el propio aparcamiento privado: entre 0,08 y 0,16 €/kWh según se emplee una tarifa nocturna o una tarifa valle. Pero bastante más si se hace en una estación pública de carga rápida: entre 0,30 y 0,79 €/kWh dependiendo de la compañía. De hecho, un viaje en coche eléctrico realizado entre Madrid y Barcelona puede salir más caro que si se hace en un coche con motor de gasolina en el caso de que no se cargue antes en la propia vivienda, tal y como refleja una prueba de viaje con coche eléctrico entre Madrid y Barcelona realizada por OCU en el marco del Proyecto EVE (Electric Vehicle Experience) financiado por la European Climate Foundation. En concreto, en una de las dos paradas necesarias para cargar, la electricidad se pagó a 0,79 €/kWh con la empresa Ionity, lo que implicó un coste de 16 €/100 km, frente a los 10 €/100 km que costaría de media circular con un coche con motor de gasolina.

 

Es más, el coste de la carga rápida en una estación pública podría ser incluso mayor. Y es que en aquellas estaciones donde resulta imprescindible el uso de una aplicación, el precio final para una misma carga puede llegar a multiplicarse por dos o incluso por tres, cuando se utiliza una app distinta de la de la empresa propietaria de la estación. Por ejemplo, mientras que en la estación Easycharger de Sarracín (km 227 de la A1), el coste de la electricidad es de 0,30 €/kWh empleando su propia aplicación, en el caso de que se utilice la de Plugsurfing el coste alcanza los 1,10 €/kWh.

 

IMAGEN

 

De ahí que OCU solicite a las administraciones:

 

- Crear un sistema de monitorización de precios, igual que ya existe para las estaciones de repostaje tradicionales, de modo que el conductor pueda comprobar el coste de repostar en las distintas estaciones de recarga que haya en su entorno o en el recorrido de sus viajes.

- Un decidido impulso a la apertura de nuevas estaciones. Una vez que se sale de las grandes ciudades y se circula por vías secundarias, las distancias entre estaciones de carga pueden superar fácilmente los 170 km. OCU defiende que las carreteras cuenten con al menos una estación de carga cada 50 km con varios cargadores rápidos.

- Potenciar las estaciones de carga rápida, de al menos 43 kW, de lo contrario la recarga puede alargarse varias horas, lo que sin duda desincentiva el uso del coche eléctrico. Hoy por hoy nueve de cada diez puntos públicos son de carga lenta (7.730 de 8.545), inferior a los 22 kW.

 

OCU considera que por mucho que bajen los precios de los vehículos eléctricos, sus ventas no terminarán de despegar mientras no exista una red de carga rápida lo suficientemente cómoda y asequible. La apuesta por la movilidad eléctrica debe ser clara y decidida si se quiere alcanzar el objetivo europeo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% para 2030.

 

Información ampliada en este link.

 

imagen 

OCU es independencia, influencia y utilidad. Defendemos los derechos de los consumidores y juntos creamos una sociedad de consumo transparente y justa. Ofrecemos información objetiva y veraz para facilitar las mejores decisiones de consumo. Somos la organización de consumidores más importante de España gracias a la fuerza e independencia que nos dan los más de 250.000 socios que, con su apoyo, hacen posible nuestra labor. 

 

Para más información (medios de comunicación) Teléfono: 91 722 60 61 prensa@ocu.org www.ocu.org