Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Reformas en casa: OCU ofrece consejos prácticos para realizarlas con seguridad

04 jun. 2020
 

OCU, a través de su publicación Fincas y Casas, ofrece consejos prácticos para aquellos que vayan a reformar su hogar.

 

Una obra en casa no es algo que se haga con frecuencia y salvo que se dediquen profesionalmente a ello, es fácil cometer errores que pueden provocar problemas, tanto de retrasos como de encarecimiento del coste final, o disputas con vecinos.

 

La primera recomendación que hay que seguir, según la Organización, es hacer una buena reflexión sobre qué es lo que quiere. Dedicar tiempo a la definición de la obra e identificar sus necesidades y preferencias es fundamental. Toda obra tiene tendencia expansiva, por ello, es necesario que haga un listado de objetivos y priorice en función de sus necesidades, su tiempo y su dinero, con ello, evitará que, por ejemplo, un simple cambio de bañera por plato de ducha termine con el alicatado de toda la casa.

 

En segundo lugar, hay que revisar todas las implicaciones, pues una vez que se ha comenzado una obra cuesta el doble de tiempo y dinero no haber pensado en todas las consecuencias de una simple reforma, en este sentido, le aconsejamos que aproveche para revisar las tuberías de agua desde la acometida, la instalación eléctrica para mover los puntos de luz o cambiar la potencia. Aquí un listado de las obras más comunes y las implicaciones que pueden tener.

 

Generalmente, para las pequeñas obras domésticas no compensa contratar los servicios de un arquitecto o diseñador. Pero sí resulta muy conveniente contrastar nuestra idea con alguna persona que tenga más experiencia en obras, como por ejemplo las personas a las que les haya solicitado presupuesto para la obra, que, deberían ser más de dos, para que se puedan comparar presupuestos, calidad y precio.

 

Otro elemento a tener en cuenta es la planificación de la obra. Decidir cuál es el mejor momento del año para realizar esa obra, por el clima donde reside o por sus circunstancias laborales o familiares y el tiempo estimado de duración de la misma es esencial.

 

En cuarto lugar, no se debe olvidar los permisos o licencias que exija el ayuntamiento en función de la obra. Y si se vive en una comunidad de propietarios, se debe tener en cuenta dos cosas: las normas sobre permisos necesarios para realizar obras (aquí puede consultar qué mayorías se necesitan en la comunidad) y las medidas para evitar conflictos innecesarios.

 

La falta de consentimiento, recuerda la Organización, cuando es necesario puede suponer disgustos, dinero y hasta la obligación de demoler la obra, incluso años después.

 

Es muy recomendable, independientemente de que sea preceptivo un permiso, avisar de las obras y adoptar medidas para reducir al máximo las molestias por ruidos, tránsito de personas y materiales, suciedad, etc.

 

OCU informa que contar tanto con un presupuesto detallado firmado antes (con fecha prevista de realización) como con una factura de las obras después, con su correspondiente IVA, es imprescindible para poder exigir responsabilidades por mala realización.

 

Por último, si se dan determinadas condiciones y requisitos,  el tipo aplicable no es del 21% sino el reducido del 10%.

 

Más información: https://www.ocu.org/fincas-y-casas

 

Para más información (medios de comunicación): Teléfono: 91 722 60 61 – prensa@ocu.org www.ocu.org

#Yomequedoencasa