Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Energía

OCU denuncia los abusos de las compañías en los casos de manipulación de contadores

22 feb 2018

En 2017 recibió casi 500 consultas sobre acusaciones falsas de manipulación de contadores

Recomienda acudir a los tribunales que en muchos casos dan la razón a los consumidores

Exige un cambio legal para acabar con la arbitrariedad de las compañías

 

OCU denuncia que miles de usuarios han sido sancionados por sus compañías de gas y electricidad por la supuesta manipulación de sus contadores. Las compañías se aprovechan de un procedimiento abusivo que deja indefensos a los consumidores y sin apenas posibilidad de reclamación. Por el contrario, los tribunales de justicia han dado la razón a muchos consumidores cuando reclaman. 

OCU advierte que desde 2013 ha aumentado de forma significativa el número de casos en el que las compañías eléctricas y de gas acusan a los consumidores de manipulación fraudulenta del contador. Todo ello a raíz de un cambio en la normativa que incentiva a las distribuidoras a perseguir los fraudes. Sin embargo, este procedimiento no reúne a juicio de OCU las garantías suficientes para evitar el abuso y la arbitrariedad de las compañías contra los usuarios. 

En 2017 OCU recibió casi 500 consultas sobre esta cuestión. En la mayoría de los casos los consumidores recibían importantes facturas, por una supuesta manipulación del contador y con un cálculo del consumo estimado durante ese periodo. OCU recuerda que la normativa establece que además de sancionar por la manipulación del contador, las compañías pueden cobrar el supuesto consumo no medido mediante una estimación. En el caso de una vivienda con una potencia contratada de 4,4 kWh y un precio medio de 0,14KW/h la factura puede llegar hasta 1.720 euros. 

OCU denuncia que el procedimiento no reúne las suficientes garantías para los consumidores, puesto que son las compañías jueces y parte en el procedimiento. No comunican las inspecciones y, en algunos casos, estas se realizan por parte de empresas privadas contratadas por las compañías que no respetan la presunción de inocencia. Además, OCU denuncia que las compañías de gas y electricidad abusan de los usuarios obligando en muchos casos a renunciar a reclamaciones posteriores para acceder al pago fraccionado para pagar las enormes facturas y así evitar el corte del suministro. 

OCU aconseja a los afectados acudir directamente a los tribunales, puesto que la reclamación administrativa ante las Direcciones Generales de Industria de las CC.AA rara vez tiene efecto. En los casos en que la factura no supere los 2.000 euros no será necesario acudir con abogado y procurador.  Para reclamar OCU recomienda a los afectados seguir los siguientes pasos: 

  • Es recomendable pagar el recibo. Si se hace con aplazamiento hay que evitar siempre firmar cualquier renuncia a reclamaciones.

     

  • Solicite el informe de la inspección, a menudo tiene fallos (faltan la identificación o la firma del técnico) que pueden invalidarlo. 
  • Reúna datos que puedan demostrar que no ha manipulado el contador (histórico de consumo, a su patrón anual de consumo, que se adecúe a las circunstancias de la vivienda, número de habitantes, calefacción, aire y comparar con otros suministros). 
  • Reclame a la comercializadora y distribuidora, aunque en la mayoría de los casos no acceden a dar la razón a los consumidores. 
  • Si no dan solución acuda a los tribunales, son numerosas las sentencias que dan la razón a los consumidores, en especial las de la Audiencia Provincial de Valencia y Madrid. 

Para evitar estas situaciones OCU pide un cambio en la normativa que garantice los derechos de los consumidores. 

  • El actual sistema para sancionar la manipulación del contador debe cambiar, pues deja al consumidor en una situación de inferioridad y total indefensión. En 2015, tanto el Defensor del Pueblo como la CNMC plantearon al Ministerio de Industria un cambio en este sentido, pero de momento no ha sido aprobado. 
  • Deberían ser las Direcciones Generales de Industria quienes actuaran cuando las empresas detecten una anomalía en el contador para que un funcionario de forma imparcial y con la veracidad que le confiere su cargo verifique si ha existido la supuesta manipulación. La palabra del empleado de la compañía y sus fotografías no pueden ser las únicas pruebas de cargo para sancionar a los consumidores. 
  • No se debe aplicar de forma automática la estimación máxima. Debería establecerse la fecha de manipulación a través de las lecturas reales y hacer un cálculo ajustados. En muchos casos la refacturación es exagerada. 
  • Hay que limitar el deber de custodia del contador que en la actualidad va más allá de lo razonable. 
  • Hay que garantizar el acceso de las familias a los servicios básicos como son el gas y la electricidad (mientras dura la controversia, porque es entonces cuando se corre el riesgo de corte si no se paga) una vez solucionada la disputa.

 

Más información en: https://www.ocu.org/vivienda-y-energia/gas-luz/noticias/reclamacion-manipulacion-contador

 

Para más información (medios de comunicación): Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61 – prensa@ocu.org www.ocu.org

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 300.000 socios. Como organización de usuarios, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los usuarios en España, con trasparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los usuarios se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.