Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Precios

Elegir surtidor supone hasta 240 euros de ahorro al año en combustible, según OCU

26 abr 2018

Estudio entre más de 9.700 estaciones de servicio y 1,6 millones de precios

  • Las estaciones de servicio que ofrecen el combustible diésel más barato son, en general, las cadenas low cost y de supermercados (Ballenoil, BonÁrea, GMoil…) mientras que las más caras son las que pertenecen a las grandes refinerías (Repsol, Cepsa, BP, Campsa…)
  • Según OCU, las diferencias de precios entre las cadenas más baratas y más caras oscilan entre un 15 y un 20% según el tipo de carburante
  • Las provincias gallegas, Asturias, Islas Baleares y algunas de Castilla-La Mancha son las más caras de España. Castilla y León, La Rioja y Navarra destacan por sus bajos niveles de precios

 

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ha realizado un estudio entre más de 9.700 estaciones de servicio y en el que se han manejado más de 1,6 millones de precios, con el fin de conocer cuáles son las cadenas de gasolineras más baratas y más caras del país y cómo varían los precios según cada comunidad autónoma.

 

El estudio, publicado en la revista OCU-Compra Maestra del mes de mayo, hace referencia a los resultados en relación con el diésel por ser el carburante más vendido y demuestra cómo, en comparación con el mismo estudio realizado por OCU en 2012, las diferencias de precios entre gasolineras de una misma ciudad han aumentado considerablemente durante este período.

 

Desde que en 2013 se eliminaron muchos de los obstáculos que existían para la instalación de nuevas gasolineras, la tipología de estaciones en la actualidad es mucho más variada. Para OCU, el consumidor se ha visto beneficiado de un mayor grado de competencia, que ha llegado fundamentalmente gracias a la expansión de las gasolineras low-cost y de supermercados.

 

El “céntimo sanitario” marca la diferencia

 

Según OCU, existen dos factores principales que influyen en el precio final del carburante y que marcan que estos sean diferentes entre unas provincias y otras. Por un lado, el hecho de que en esa provincia se aplique el tramo autonómico del Impuesto de Hidrocarburos (más conocido como “céntimo sanitario”) y la cuantía en la que se aplica.

 

De este modo, las provincias sin este impuesto tienen los niveles de precios más bajos. Tras ellas, las provincias donde este gravamen se aplica en parte (casos de Aragón, Madrid, Extremadura o Asturias) y, por último, aquellas donde el tramo autonómico se aplica en su importe máximo (4,8 céntimos por litro, más IVA).

 

En ese sentido, OCU considera que la propuesta del Gobierno de acabar con las diferencias en la aplicación del tramo autonómico entre comunidades autónomas eliminaría las diferencias de precios motivadas por este factor. Sin embargo, supondría un aumento considerable en los precios de los carburantes en aquellas comunidades que actualmente no lo están aplicando (hasta casi 6 céntimos por litro).

 

El segundo factor, aunque más sutil, está relacionado con la tipología de las estaciones de servicio de la provincia. Cuanto mayor es el porcentaje que representan las gasolineras de grandes compañías (Repsol, Campsa, Petronor, Cepsa y BP), su índice tiende a ser mayor. Por el contrario, aquellas que cuentan con más gasolineras low cost desatendidas, de supermercado o independientes, cuentan con un índice de precios más bajo.

 

 

   ¿En qué provincias es más caro y más barato repostar?

 

Según OCU, y teniendo en cuenta este segundo factor, entre las provincias en las que resulta más barato repostar carburante se encuentran Valencia o Badajoz, por la escasa presencia de grandes compañías, así como Lérida, Almería o Murcia, con gran número de gasolineras independientes.

 

Por su parte, Lugo, Orense, Pontevedra y las Islas Baleares son provincias con importante presencia de gasolineras que pertenecen a los tres principales operadores y, además, en ellas se aplica el tramo autonómico del impuesto de hidrocarburos en su integridad. Por eso, junto con La Coruña, obtienen los índices más altos de precios del país.

 

En general, las provincias gallegas, Asturias, Islas Baleares y algunas de Castilla- La Mancha son las más caras de España. Además, en estas provincias las posibilidades de ahorro para el consumidor son menores, por haber menos presencia de gasolineras de bajo coste. Por el contrario, las provincias de Castilla y León, La Rioja y Navarra destacan por sus bajos nieves de precios.

 

En Canarias, Ceuta y Melilla, las ventajas fiscales se traducen en unos precios más bajos en que la Península y Baleares. Sin embargo, tiende a existir menos competencia entre gasolineras y, por tanto, las diferencias de precio son más reducidas.

 

Y por cadenas ¿cuáles son las más caras y las más baratas?

 

Al margen de ciudades y provincias, el estudio de OCU ha permitido elaborar una clasificación de las cadenas por sus niveles de precios que, aunque varía en función del tipo de carburante, sitúa siempre en las mejores posiciones a las low cost y de supermercados.

 

Dentro de las cadenas low cost destacan Ballenoil, GasExpress y PetroPrix, mientras que entre las de supermercados figuran GMoil, Bon Área, Simply, E.Leclerc, Eroski, Alcampo y Esclatoil. Por el contrario, las marcas de las tres compañías más importantes que poseen refinerías en España y más estaciones de servicio en nuestro país (Repsol, Cepsa, BP, Campsa y Petronor), cuentan con los índices más altos y con muy escasas diferencias entre ellas en términos medios.

 

En Canarias, los precios más baratos se encuentran en las dos estaciones GMOil del archipiélago, así como en las cadenas locales TGas y PCAN, mientras que las gasolineras independientes son la peor opción en cuanto a precio, a diferencia de lo que ocurre en la Península y Baleares.

 

Hasta 240 euros de ahorro al año

 

El análisis de precios de OCU revela que las diferencias de precios entre las cadenas más baratas y las más caras oscilan entre un 15 y un 20% según el tipo de carburante.

 

Así, según los cálculos de OCU, para un vehículo que recorre unos 20.000 kilómetros al año y consume unos 7 litros a los 100 kilómetros, repostar habitualmente en una gasolinera de una cadena con buenos precios puede suponer un ahorro anual de 237 para gasolina 95, de 240 para el diésel, 274 euros para el diésel mejorado y 330 euros para gasolina 98.

 

En el caso del combustible GLP (Gas Licuado del Petróleo), los ahorros son mucho menores que en los demás carburantes, unos 87 euros, ya que la posibilidad de ahorro entre diferentes cadenas es como mucho del 9%.

 

Más información en este link: 

https://www.ocu.org/coches/gasolina-y-carburantes/noticias/estudio-gasolineras-mas-caras-mas-baratas

 

  

Para más información (medios de comunicación): Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61 - prensa@ocu.org gwww.ocu.org

 

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 300.000 socios. Como organización de consumidores, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los consumidores en España, con trasparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los consumidores se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.