Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

OCU pide concienciación y medidas para solucionar el problema del gas radón

01 feb 2018
  • La Organización de Consumidores y Usuarios ha celebrado la jornada: "Radón: un problema de salud pública pendiente de resolver" para informar y concienciar a la población sobre este problema
  • El representante del Ministerio de Fomento ha adelantado que el Plan Estatal de Viviendas 2018-2021 subvencionará las actuaciones en el interior de las viviendas para reducir de forma efectiva la concentración de radón
  • OCU ha pedido al Gobierno la inmediata transposición de una Directiva europea sobre el Gas Radón, así como la puesta en marcha de un protocolo sanitario, de medición y de certificación de las empresas que se dediquen a la actuación sobre las viviendas afectadas

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha celebrado la jornada "Radón: un problema de salud pública pendiente de resolver" para abordar el problema de este gas radiactivo, que emana del subsuelo, se acumula en recintos cerrados y que es el segundo factor de riesgo en el desarrollo de cáncer de pulmón.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el gas radón es la primera causa de este tipo de tumores en no fumadores y el segundo en fumadores, después del tabaco. De hecho, una persona que fuma en un ambiente con altos niveles de radón multiplica por 40-50 el riesgo, según ha advertido el director de Grupo Radón de la Universidad de Cantabria, Luis Santiago Quindós.

Con el fin de informar y concienciar a la población sobre este problema, la Organización de Consumidores y Usuarios ha organizado una mesa redonda en la que han participado representantes de diferentes sectores implicados: El Ministerio de Fomento, el Consejo de Seguridad Nuclear, la Universidad de Cantabria, el CSIC, Geom­nia Natural Resources S.L.N.E. y un ciudadano afectado por las consecuencias de este peligroso gas. 

La jornada ha sido moderada por la directora de comunicación y relaciones institucionales de OCU, Ileana Izverniceanu, quien ha advertido de que el radón es un enemigo público silencioso, ya que los ciudadanos no pueden saber si lo tienen en su casa al ser incoloro e inodoro, salvo que instalen un medidor.

Durante la jornada, Luis Vega, coordinador de Unidad de Edificación Sostenible del Ministerio de Fomento, coincidiendo con que en febrero acaba el plazo para que el Gobierno transponga una directiva europea al respecto, ha admitido que las administraciones públicas han fallado en la concienciación social de los efectos nocivos del radón, responsable de unas 1.500 muertes al año por cáncer de pulmón en España.

En este sentido, Vega ha adelantado que el Plan Estatal de Viviendas 2018-2021, que será publicado en unas semanas, subvencionará las actuaciones en el interior de las viviendas para reducir de forma efectiva el promedio anual de concentración de radón a niveles inferiores a 300 Bq/m3 (a partir del cual se considera de riesgo) o que reduzcan la concentración inicial en al menos un 50%.

El director del Grupo Radón de la Universidad de Cantabria, Luis Quindós, uno de los mayores expertos españoles en esta materia, ha destacado la importancia de informar a la población (sin generar alarma), y ha incidido en que hay muchos trabajadores en riesgo, como los que desempeñan su labor en minas, cuevas turísticas, balnearios, alcantarillas o sótanos.

La técnica del área de Radiación Natural del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Beatriz Robles Atienza, también ha destacado a los trabajadores que realizan su labor en lugares subterráneos como uno de los principales grupos de riesgo, y ha señalado que desde dicho consejo "llevan muchos años trabajando con el tema de radón y sentando las bases para el Plan Nacional contra este gas”.

Durante la jornada ha participado también un afectado directo del gas radón, cuyos padres fallecieron con 57 y 65 años de cáncer de pulmón habiendo vivido en una casa con altos niveles de este gas en Galapagar. Durante su intervención, ha criticado la inacción de las administraciones públicas ante este problema y ha pedido campañas de sensibilización social, denunciando “que existan ayudas para cambiar la caldera y no para eliminar el radón en las viviendas”.

Por todo ello, la responsable del área de Medio Ambiente de OCU, Belén Ramos ha pedido la inmediata transposición de la Directiva, que debería incluir la obligatoriedad de implantar un plan de acción en un plazo concreto, la necesidad de evaluar mediante indicadores los avances y cómo sensibilizar a la población, sobre todo en las zonas en las que el gas está muy activo, como la Sierra de Madrid, Galicia, Extremadura y Castilla y León.

Además, Ramos ha demandado que se ponga en marcha un protocolo sanitario para descartar un problema de radón cuando se detecte un caso de cáncer de pulmón, así como un protocolo de medición y un proceso de certificación de las empresas que se dediquen a la actuación sobre las viviendas.

OCU tiene abierta una campaña de movilización para conseguir más protección contra el gas radón: https://www.ocu.org/movilizate/gas-radon

Para más información (medios de comunicación): Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61 – prensa@ocu.org www.ocu.org 

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 300.000 socios. Como organización de usuarios, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los usuarios en España, con trasparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los usuarios se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados