Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Salud

OCU advierte del peligro de la exposición al gas radón y exige medidas para solucionarlo

19 oct 2017
  • El radón es un gas radiactivo que emana del subsuelo y se acumula en el interior de recintos cerrados, como las viviendas. Galicia, el sur y el oeste de Castilla y León, el norte de Extremadura y la Comunidad de Madrid son las zonas más afectadas por este gas tóxico
  • En España, el gas radón fue el responsable en 2014 de la muerte de entre 600 y 2.900 personas, más que las fallecidas por accidentes de tráfico (1.126 en ese mismo año)
  • La Organización de Consumidores y Usuarios ha puesto en marcha una campaña en su página web: http://www.ocu.org/movilizate para concienciar a la población y exigir medidas que garanticen la salud de los consumidores

La Organización de Consumidores y Usuarios ha puesto en marcha una campaña para concienciar y exigir medidas de control contra el radón, un gas radiactivo incoloro, inodoro e insípido que procede del uranio que contienen ciertas rocas de la corteza terrestre.

 

OCU advierte del peligro de este gas ya que, al emanar del subsuelo, se acumula en el interior de lugares cerrados como las viviendas. Las moléculas en las que se descompone este gas se unen a partículas que, al ser inhaladas, quedan retenidas en el aparato respiratorio, produciendo alteraciones moleculares que pueden provocar cáncer de pulmón.

 

Según la OMS, el gas radón es el segundo factor de riesgo más importante para el desarrollo de cáncer de pulmón en fumadores y el primero en personas no fumadoras, siendo el responsable de entre el 3 y el 14% de este tipo de cáncer en todo el mundo. Teniendo en cuenta la mortalidad por cáncer de pulmón en España (21.210 casos en 2014), en nuestro país equivaldría a un total entre 600 y 2.900 muertes al año.

Con el fin de concienciar a toda la población sobre esta problemática y de exigir a las autoridades que tomen medidas para mitigar la exposición al gas radón, la Organización de Consumidores y Usuarios ha lanzado esta campaña en el marco de la transposición de la norma europea, que debe estar aprobada antes de febrero de 2018.

 

OCU recuerda que, a pesar de que puede existir radón en cualquier ambiente, en España hay lugares con mayor nivel de concentración que otras: la sierra de Madrid, el sur y el oeste de Castilla y León, el norte de Extremadura y Galicia son las zonas más afectadas. En esta comunidad, hasta el 20% de las viviendas podrían presentar concentraciones de este gas tóxico por encima de los límites recomendados.

 

En cuanto a las viviendas, OCU advierte de que, si la concentración de gas radón supera los 300 Bq/m3, lo que normalmente sucede en terrenos ricos en granito, podría suponer un problema de salud para los que la habitan. Para averiguarlo, OCU recomienda medir la concentración real acumulada en el hogar a través de un medidor de radón.

 

Mientras se establece una normativa que regule esta materia, OCU recuerda a los posibles afectados las siguientes medidas para disminuir la concentración del gas en las viviendas:

 

  1. Extraer el gas: directamente del terreno antes de que se introduzca en la vivienda. Para ello se pueden excavar una o varias arquetas bajo los cimientos de la casa que atraerán este gas por la diferencia de presión. Cada arqueta va conectada a un tubo de PVC con un ventilador que ayude a extraer el radón atrapado. El precio oscila mucho según las viviendas, puede alcanzar los 4.000 euros, aproximadamente.
  2. Colocar una barrera instalando rollos multicapa estancos al radón, normalmente de poliuretano. Lo ideal es colocarlos debajo de la solera de la casa mientras se construye. Si ya está construida, pueden ponerse sobre el suelo, pero no son tan efectivos por el solapamiento. Precio: unos 1.000 euros. Otra forma de barrera, más básica, es sellar las grietas visibles con silicona acrílica.
  3. Ventilar: no es una opción suficiente cuando los niveles de radón son altos, pero abrir puertas y ventanas siempre ayuda a sacar el gas al exterior. Con 10 minutos al día debería bastar para reducir los niveles de radón a la mitad. También es recomendable dejar alguna ventana mínimamente abierta en el sótano o el garaje.

¿Qué pide OCU a través de esta campaña? 

  • La creación de un plan nacional y autonómico que contemple el radón como un problema de salud pública, con acciones y campañas de sensibilización tal y como se hace con el tabaco o las drogas.
  • Inclusión en el Código Técnico de Edificación medidas de prevención y mitigación del problema de radón tal y como recomiendan todos los organismos internacionales. Como, por ejemplo, que se establezca un nivel máximo de radón en vivienda nueva de 100 Bq/m3.
  • Impulso de normas que permitan identificar fácilmente el problema, ya sea para certificar la presencia o ausencia de radón cuando se venda una vivienda o para desarrollar nuevos mapas más detallados y accesibles.
  • Implantación de unos protocolos de medición del radón y un sistema de certificación de empresas de medición, así como de aquellas que se dediquen a la actuación sobre la vivienda.
  • Transposición de la directiva europea cuanto antes para disponer de una legislación de los niveles máximos admisibles (300Bq/m3) en ambientes interiores tanto particulares como con alta permanencia de público (hospitales, colegios) que asegure una exposición segura. 

Para más información (medios de comunicación): Teléfono: 91 722 60 61 - prensa@ocu.org

www.ocu.org 

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 300.000 socios. Como organización de consumidores, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los consumidores en España, con trasparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los consumidores se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.