Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Economía del consumidor

Verano, tiempo de reformas en el hogar: OCU ofrece las claves para evitar problemas

11 jul 2017
Cualquier tipo de obra en nuestro hogar suele suponer imprevistos y problemas inesperados como demoras, cobros extra o acabados peores a los esperados. Para evitar que una obra, para mejorar nuestra casa, acabe convirtiéndose en una pesadilla, OCU recomienda seguir estos 7 consejos antes de comenzar con los trabajos:

1. Planificar cuidadosamente y evitar imprevistos. 
Es necesario evaluar cuando es el mejor momento del año para llevar a cabo la obra. Prever desde el principio todas las implicaciones de la obra (por ejemplo: si va a cambiar un suelo, pensar si las tuberías necesitan ser cambiadas y, si es el caso, cómo afecta eso a la caldera, etc.). Todo el tiempo invertido en planificación es ahorro en dinero, en tiempo de la obra y en preocupaciones.

2. Comprobar que el proyecto no afecta a ningún elemento estructural, a partes del edificio o a un vecino. Para ello hay que realizar las comunicaciones necesarias antes de comenzar, si la obra afecta o toca elementos comunes se deberá pedir la autorización de la comunidad de propietarios. Si se realiza sin su visto bueno, se corre el riesgo de enfrentarse a un sinfín de problemas y en el peor caso podría exigirse corregir toda la obra para devolverlo a su estado original.


3. Elegir profesionales cualificados y de confianza, si es posible con buenas referencias de obras anteriores. Es importante que se trate de un profesional o una empresa legalmente constituido, que tenga regularizados a sus empleados. En otro caso, el contratante podría llegar a tener alguna responsabilidad en caso de accidente laboral. Además, en caso de problemas con la obra, será más difícil lograr una reparación.


4. Valorar si compensa comprar una buena parte de los materiales, buscando ofertas para el tipo de material que se haya elegido. No conviene buscar ahorros eligiendo material de baja calidad o poco resistente. Revisar el presupuesto para que conste el tipo y la calidad de material elegido, así como las cantidades (metros lineales, superficie) porque esa es la base del cálculo del presupuesto. Es mejor que las medidas finales las tomen los propios profesionales antes de realizar el trabajo ya que un error de medida puede salir muy caro (electrodomésticos que no encajan, etc.).

5. En opinión de OCU no pagar IVA es siempre una mala opción, no sólo es obligatorio (y solidario), sino que es garantía a la hora de reclamar si hubiera problemas, averías o desperfectos. Recordar que gran parte de las obras que se realizan en la propia vivienda y en la comunidad de propietarios llevan un IVA del 10% en lugar del 21%.

6. Acordar el proyecto por escrito, el presupuesto firmado por ambas partes sirve como contrato siempre que figuren los datos esenciales de la empresa y de la obra acordada (NIF y dirección de la empresa, fechas de inicio y finalización, precio completo con impuestos y forma de pago, plazo de la garantía, descripción detallada de los trabajos y materiales y servicios a los que se comprometan como limpieza o reparación en pisos colindantes)

7. Vigilar la marcha de la obra a diario y asegurarse de que se realiza conforme a su plan, no pagar el 100% nunca por adelantado, lo ideal es pagar conforme la obra avance, pero siempre dejando una parte importante (30%-40%) para cuando haya concluido con éxito la obra, una vez que todo esté bien revisado.

8. Y por último, pero no menos importante, solicitar varios presupuestos. Al pedir presupuestos, pedir por escrito un plazo de garantía para los trabajos realizados.