Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Salud

OCU considera insuficiente la información que se da a los usuarios que se operan de miopía

08 jun 2017
Estudio sobre la información al usuario en las clínicas de cirugía refractiva 

OCU ha visitado 30 clínicas de cirugía refractiva en Madrid, Barcelona y Sevilla para evaluar la información previa que estas clínicas facilitan a los usuarios que tienen la intención de operarse de miopía. El resultado de este estudio muestra que las clínicas no ofrecen información completa a los usuarios sobre la idoneidad de la operación y sobre todo de los riesgos inherentes a la misma. Los detalles del estudio se publican en el número de junio de la revista OCU-Salud. 

Cada vez son más las personas que se operan para corregir la miopía y dejar de usar gafas y lentes de contacto, una gran mayoría de quienes lo hacen se muestran satisfechos con el resultado. Sin embargo, la cirugía refractiva no es para todo el mundo ni está exenta de riesgos. OCU ha querido saber si en las clínicas se informa sobre la conveniencia o no de intervenirse dependiendo de cada caso y en particular si la información que se da de los posibles riesgos es la adecuada. 

Se han seleccionado 30 clínicas localizadas a través de internet como lo haría un usuario cualquiera. Para la evaluación de las clínicas se han valorado aspectos como son la información telefónica, la información prestada en la primera consulta, la evaluación médica y examen ocular realizado, la documentación que se entrega por escrito y, por último, el grado de satisfacción con el trato y la información recibida. 

Para la realización de esta encuesta escenario, OCU ha elegido un perfil, mujer de 36 a 41 años, con algo de miopía. Con este perfil es probable que a corto plazo la persona, a pesar de la operación de miopía, acabe nuevamente con gafas en poco tiempo por la aparición de vista cansada. Solo un establecimiento, el centro de Oftalmología Barraquer en Barcelona, ha dicho de forma tajante que no merecía la pena operarse después de conocer la edad de la usuaria. Esta es la recomendación correcta a juicio de OCU.  En el resto, solo en 19 de las 30 clínicas visitadas por OCU se ha avisado de que se podrían necesitar gafas en un futuro cercano debido a la presbicia. Llamativo también ha sido que la mayoría de las clínicas no preguntaron si la usuaria estaba embarazada (24 clínicas) o dando el pecho (27 clínicas). Esto es un aspecto importante a preguntar porque en estas situaciones la intervención no está recomendada ya que el error de refracción puede variar por la situación hormonal de la mujer. 

Respecto a las complicaciones y los efectos adversos graves de la cirugía refractiva, pese a que son infrecuentes, es necesario informar de ellos para que el usuario pueda evaluar de forma correcta la situación y tomar una decisión de acuerdo a sus valores y preferencias. Ninguna de las clínicas visitadas ha informado de forma completa de todos los riesgos en la consulta. Solo la mitad de las clínicas informan del riesgo de ojo seco y tan solo 4 avisan de que puede llegar a ser una complicación permanente. Solo 7 clínicas advierten de las posibles dificultades para conducir por la noche por causa de la aparición de deslumbramientos tras la intervención. Solo en una clínica se avisa de que la aparición de brillos y neblina posteriores a la operación puede llegar a ser permanente. Y solo mencionan el riesgo de deformación de la córnea a largo plazo en una de las clínicas visitadas. Una situación que, a juicio de OCU, no garantiza que el usuario que acude a operarse reciba un información completa y adecuada que le permita tomar una decisión realmente informada. 

En relación a los costes de esa primera consulta, donde no siempre se obtiene una información adecuada, en muchas clínicas se trata de una consulta gratuita. En las que se cobra, el precio oscila entre los 35 y los 161 euros. El precio de la cirugía también es variable, en función de la técnica que se use, y oscila desde los 1.380 euros a los 3.312 euros por los dos ojos. 

A la vista de los resultados de este estudio OCU ha puesto en conocimiento del Ministerio de Sanidad los resultados del mismo, para pedir un mayor control sobre la información que reciben los usuarios en las clínicas. También a juicio de OCU es necesario reforzar el control de la publicidad de estas prácticas para que se informe claramente de la idoneidad y riesgo de la cirugía de forma que los usuarios puedan elegir de manera informada si intervenirse o no. 

Para más información (medios de comunicación): Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61 - prensa@ocu.org www.ocu.org 

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 300.000 socios. Como organización de usuarios, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los usuarios en España, con trasparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los usuarios se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.