Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

OCU advierte del aumento de estafas en alquileres vacacionales

29 may. 2017

La Organización recomienda a los usuarios tomar medidas para evitar el fraude y demanda más implicación a las plataformas

 

Llega el momento de decidir las vacaciones. Contratar una casa o apartamento por internet tiene muchas ventajas: suele ser más económico, permite compartir la vivienda con familiares, amigos. Una encuesta de OCU señalaba en 2015 que los usuarios valoraron la satisfacción con el alquiler vacacional con un 7,9 sobre 10. Las principales ventajas señaladas por los usuarios son el precio y flexibilidad (adaptación a necesidades y gustos del ciudadano, en espacio, características del inmueble, posibilidad de usar cocina, lavadoras, etc).

 

Sin embargo, también a veces surgen problemas, incluso posibles estafas, cada vez más frecuentes, como las que la Policía Nacional ha descubierto estos días en Valencia, Jerez y la Costa Brava. OCU advierte que desde que se ha generalizado el uso de plataformas de alquiler de viviendas para las vacaciones, las reclamaciones y demandas están siendo cada vez más frecuentes y se descubren nuevas fórmulas que los defraudadores utilizan para engañar a los usuarios.

Para Ileana Izverniceanu, portavoz de OCU, la situación es preocupante: “el problema de las estafas en los alquileres vacacionales a través de internet afecta cada vez a más personas. Desde OCU advertimos de esta situación y pedimos a los usuarios que tengan en cuenta una serie de recomendaciones para evitar ser engañados”.

OCU demanda, además, que las plataformas dedicadas a la publicación e intermediación de alquileres vacacionales se impliquen en este problema y actúen de forma responsable y activa, advirtiendo a los usuarios claramente en sus webs de estos peligros y tomando medidas de control efectivas para evitar que los estafadores se alojen en ellas. 

Algunas de las estafas más comunes que se producen en el alquiler vacacional son:

  • El pago por adelantado: el estafador ofrece algún beneficio a la víctima a cambio de que transfiera el dinero al margen de la plataforma donde se anuncia la vivienda.
  • Phishing (suplantación de identidad): el estafador envía un correo electrónico o enlace que, a primera vista, parece de la plataforma o de otro sitio de confianza. Estos mensajes tienen como objetivo engañar a la víctima mediante la petición de información confidencial, como contraseñas u otras direcciones de correo electrónico. De esta forma, introducen un malware, software malicioso que accede al equipo para hacerse con información confidencial.
  • Demasiado bueno para ser verdad: el estafador pide a la víctima que haga una transferencia bancaria o que efectúe un pago por adelantado para poder asegurarse la reserva de una vivienda que resulta muy atractiva por ser de gran calidad a un bajo precio. El estafador se queda con el dinero sin haber proporcionado el alojamiento prometido y desaparece sin dejar rastro.

Ante esta situación, OCU recomienda que antes de contratar una vivienda vacacional por internet se tengan en cuenta estos 10 consejos:

  • Comparar los precios y condiciones de distintas páginas web. Los precios más bajos suelen ir ligados a una menor flexibilidad y a condiciones más reducidas. 
  • Leer siempre las condiciones y recomendaciones de las plataformas de alquiler de alojamiento vacacional.
  • Comunicarnse siempre a través de la plataforma y no transferir nunca dinero desde fuera de la página o de la aplicación. OCU recuerda que, si el consumidor decide obviar al intermediario y contratar directamente con el propietario, el usuario perderá la garantía y la plataforma no se hará cargo de la reclamación en caso de que exista algún problema.  
  • Desconfiar de alquileres con precios por debajo del mercado y de aquellos anuncios que ofrezcan casas espectaculares a precios demasiado bajos.
  • Comprobar la veracidad del anuncio a través de otras fuentes: comentarios de otros usuarios, comprobación del lugar en Google Maps o aplicaciones similares, llamadas y preguntas al propietario por servicios concretos en la zona (restaurantes, actividades varias…).  Si la información que dan es vaga, desconfiar.
  • Realizar el pago por un medio seguro que proponga la plataforma y que permita dejar un rastro del pago. Tarjeta, Paypal o transferencia bancaria. En este último caso, debemos comprobar que el titular de la cuenta es el mismo que el de la vivienda que se alquila.
  • Si decidimos alquilar directamente con una persona física, antes de firmar el contrato o hacer la reserva se debe contactar previamente con el anunciante (a ser posible por teléfono) para confirmar su identidad y aclarar todo aquello que genere dudas.
  • No pagar todo el importe por adelantado, sino intentar que sea la menor cantidad exigida y el resto a la llegada, cuando se haya comprobado que todo es tal y como se indicó en el anuncio.
  • Conservar una copia de la reserva o señal. Y en caso de que se solicite una fianza, detallar claramente el concepto, las condiciones de su aplicación y que se prevea su devolución. Lo ideal es que se incluya un inventario y el estado en el que se encuentra, que debe ser comprobado antes de firmar el contrato.
  • En caso de estafa, denunciar a la plataforma para que retire el anuncio y a la Policía o al Grupo de delitos telemáticos de la Guardia Civil.

Más consejos de OCU sobre recomendaciones para alquileres vacacionales en este enlace

 Para más información (medios de comunicación): Teléfono: 91 722 60 61 -prensa@ocu.org www.ocu.org

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 300.000 socios. Como organización de consumidores, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los consumidores en España, con trasparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los consumidores se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.