Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Salud

OCU advierte del uso indiscriminado de los psicofármacos en el tratamiento del TDAH

13 jun. 2016

Encuesta a familias sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

OCU ha realizado una encuesta a 736 familias con hijos entre 6 y 17 años, para analizar su experiencia en relación con el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). La dificultad del diagnóstico o el abuso de los psicofármacos son alguna de las principales conclusiones de este estudio cuyos resultados se publican en el número 126 de la revista OCU-Salud correspondiente al mes de junio.

OCU ha encuestado a 736 familias. De ellas 135 tenían hijos a los que se les ha diagnosticado TDAH en alguna ocasión. El objetivo del estudio era conocer la experiencia de las familias, cómo habían llegado hasta el diagnóstico definitivo, qué tipo de tratamientos siguen, en especial el uso de psicofármacos, el apoyo que reciben por parte de los centros educativos y los gastos que  conlleva convivir con esta enfermedad.

A pesar de que hoy día existe una conciencia social muy viva y extendida sobre el TDAH, no es fácil llegar a un diagnóstico claro. Es bastante frecuente achacar los problemas de comportamiento (niños revoltosos, con problemas para concentrarse, comportarse o controlar su impulsividad) a este trastorno. Un 25% de las familias ha tenido sospechas de que su hijo padecía TDAH y sin embargo solo el 9% de los niños en España ha llegado a confirmar su diagnóstico.

Las razones que llevaron a los padres a sospechar son diversas: el 73% de los padres notaron ciertos síntomas en su hijo, un 33% recibió la alerta  del colegio y un 24% de un profesional sanitario. Entre aquellos que consultaron con un médico, en el 56% de los casos se diagnosticó TDAH, mientras que para el 33% se llegó a la conclusión de que no había ninguna patología y en 1 de cada 10 casos salió a la luz un problema de salud diferente al TDAH. El 52% de los padres que recibieron un diagnóstico de TDAH pidió una segunda opinión; en el 17% de los casos no se confirmó el citado diagnóstico.

En relación al tratamiento de los niños y adolescentes con este tipo de trastorno, OCU señala que la opción mayoritaria es la farmacológica. El 88% ha tomado medicación para el TDAH (fundamentalmente Metilfenidato) en alguna ocasión. Otro dato preocupante es que a pesar de no haber evidencia científica sobre el beneficio de la medicación a largo plazo, un 52% de las familias ha prolongado su uso más allá de los 3 años. Aunque 9 de cada 10 padres reconocen que la medicación ayudó a sus hijos a mejorar su comportamiento, también se deja entrever preocupación por sus efectos adversos; entre otros, más de la mitad de los niños presentaron pérdida de peso y apetito y el 34% sufrió insomnio.

OCU señala que otros enfoques terapéuticos no están tan extendidos. La psicoterapia ha sido seguida solo por el 32% de las familias afectadas por TDAH, y únicamente el 26% la ha combinado con medicación. El coste de las distintas opciones en todo caso es elevado; el gasto mensual relacionado con el TDAH de una familia con un hijo diagnosticado asciende a 158€.

Otro de los aspectos relevantes para OCU es el papel que llevan a cabo los centros escolares y que a tenor de las respuestas de los encuestados resulta claramente insuficiente. Una mayoría de familias, el 53%, considera que su hijo no recibe  ningún tipo de apoyo por parte del centro educativo. Esta situación ha motivado a un 16% de las familias con un hijo afectado por TDAH a cambiar a su hijo de colegio en alguna ocasión para intentar mejorar la atención que reciben.

Para más información (medios de comunicación) Eva Jiménez Tfno. 917226061 prensa@ocu.org