Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Alimentación

OCU publica un estudio sobre obesidad infantil

09 feb 2016

El estudio analiza las percepciones y actitudes de los padres frente al problema de la obesidad en sus hijos

Madrid, 3 de febrero de 2016. OCU acaba de hacer públicos los resultados de un estudio realizado entre junio y julio de 2015 para conocer cuál es la actitud de los progenitores ante uno de los principales problemas de salud pública al que se enfrenta la sociedad española: la obesidad infantil.

La encuesta, realizada a través de un total de 1.029 entrevistas a padres con hijos menores de 10 años, revela que aún subsiste una tendencia a restar importancia a los casos de sobrepeso. Dos tercios de los encuestados reconocen su preocupación por la posibilidad de que sus hijos puedan desarrollar enfermedades causadas por una mala alimentación, lo que muestra que existe conciencia de las posibles consecuencias derivadas del sobrepeso. Sin embargo, todavía cuesta identificar el problema cuando se tiene delante, pues aunque un 23% de los padres reconocen que su hijo o hija tiene sobrepeso o lo ha tenido, tan solo un 0,2% considera que tiene algún problema de salud. El estudio se publica en OCU Salud de febrero. 

Otra prueba del desajuste entre la gravedad real del problema, su percepción y su comprensión está en que, a pesar de la tasa de sobrepeso y obesidad en nuestro país es elevada según diversos estudios, el 84% de los padres creen que sus hijos tienen hábitos alimentarios normales y tan solo un 2% considera que comen de más.

En cuanto a las causas por las qué los entrevistados piensan que sus hijos tienen sobrepeso, un 68% de los padres estima que el problema deriva de causas genéticas. Como señala el estudio publicado por OCU, aunque la herencia pueda facilitar en alguna medida la subida de peso, las causas reales son la sobrealimentación, la ingesta de alimentos procesados y con exceso de azucares y grasas y el sedentarismo. Con todo, el estudio realizado por la organización de consumidores permite afirmar que el número de hogares en los que se consume comida rápida a menudo es muy bajo, y que en más del 72% de los casos no hay problema para que los hijos acepten una dieta variada.

En relación a los hábitos de actividad física, los resultados de la encuesta muestran que muchos niños pasan más tiempo sentados delante de la pantalla que haciendo ejercicio. El 25% no practica ninguna actividad deportiva regular y 1 de cada 2 niños pasa más de 3 horas diarias viendo la televisión o jugando a videojuegos durante el fin de semana o las vacaciones.  

En cuanto a las actitudes de los padres, el estudio revela ejemplos claramente negativos. Así, un 38% de los padres utiliza la comida como una forma de recompensa, un 53% presiona a sus hijos al menos ocasionalmente para que coman más y un 35% insiste a sus hijos para que coman más rápido. Frente a estas actitudes negativas están las de un 36% de padres que impiden que sus hijos coman frente al televisor, las del 82% que muestran de forma activa a sus hijos hábitos de alimentación saludables o las del 31% de padres que involucra a sus hijos en la planificación y preparación de las comidas.

Para más información (medios de comunicación) Eva Jiménez Tfno. 917226061 prensa@ocu.org