Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Salud

El 71% de los españoles tiene una mala calidad del sueño según una encuesta de OCU

29 nov. 2016
Los españoles, los europeos de nuestra encuesta que menos y peor duermen

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado una encuesta sobre hábitos y costumbres del sueño de los españoles. De los resultados de la misma se desprende que un 71% de los encuestados tiene una mala calidad del sueño. De ellos, un 40% no es consciente de sufrir este problema. Los resultados de este estudio se publican en la revista OCU-Salud del mes de diciembre.

 

Casi 900 personas han respondido a un cuestionario elaborado por OCU para conocer la calidad del sueño de los españoles y sus costumbres a la hora de irse a la cama. El estudio se ha llevado a cabo en colaboración con asociaciones de consumidores de Bélgica, Italia y Portugal, lo que permite comparar la calidad del sueño de los españoles con la de sus vecinos europeos.

 

En España, según el estudio de OCU, se duerme una media de 6:59 horas. El 36% de los encuestados duerme entre 6:30 y 7:29 horas. Un 26% duerme entre 4:30 y 6:29 horas, y un 3% reconoce que duerme menos de 4:30 horas. Datos que señalan que los españoles no dormimos todo lo que sería recomendable.

 

Pero las horas que pasamos durmiendo no son el único indicador de una buena calidad del sueño. Un 57% de los encuestados señala que al menos una vez por semana se despierta en medio de la noche o antes de la hora. Un 38% reconoce que no puede conciliar el sueño en la primera media hora.  Las causas de estas alteraciones tienen que ver sobre todo con nuestra vida cotidiana. En un 21% se trata de problemas en el trabajo, en un 20% de problemas psicológicos, estrés o ansiedad, y en un 14% de problemas económicos. Aunque también influyen otros aspectos como los ronquidos de la pareja (14%), los ruidos de los vecinos (8%) o los ronquidos propios (8%).

 

Además de las preocupaciones de nuestra vida cotidiana, en la calidad del sueño también influyen los malos hábitos. Un 28% de la población no tiene una hora regular de acostarse, cerca de un tercio acostumbra mirar la televisión hasta las tantas de la noche, y un 25% trasnocha de forma habitual, aunque tenga que levantarse temprano. El más reciente de los malos hábitos a la hora de acostarse es sin embargo el más habitual: el 36% de los encuestados se lleva el móvil o la tableta a la cama y lo utiliza antes de acostarse.

 

La combinación de problemas para dormir, hábitos mejorables y tiempo insuficiente que se dedica a dormir provoca que el 71% de los españoles no tenga una buena calidad de sueño. El dato más preocupante es que solo un 30% reconoce este problema. Por el contrario, un 40% desconoce que en realidad duerme mal. Las consecuencias son evidentes. Un 46% de los españoles sufre somnolencia diurna, el porcentaje más alto en comparación con el resto de países europeos. De ellos un 6% tiene serios apuros en para mantenerse despierto mientras trabaja, lleva a cabo distintas actividades cotidianas o conduce, con el riesgo que ello supone.

 

Muchos de los afectados recurren a la medicación para solucionar el problema; un 24% de los encuestados ha tomado medicamentos para dormir durante el último mes, siendo las benzodiacepinas lo más habitual. Un dato preocupante para OCU es que el 65% de quienes recurren a ellas lleva haciéndolo más de un año, a pesar de que las recomendaciones médicas señalan que no es conveniente pasar de unas pocas semanas. Solo un 12% de los afectados por problemas de sueño ha recurrido a otros métodos como técnicas de respiración, relajación o psicoterapia.

 

Una mala calidad del sueño puede repercutir en la salud y en la calidad de vida. Para evitarla, es conveniente seguir una serie de hábitos que permitan una correcta higiene del sueño. Por ello OCU hace las siguientes recomendaciones:

  • Evite el consumo de estimulantes, alcohol, fumar o las comidas copiosas antes de dormir
  • Lleve una rutina relajante antes de dormir para facilitar el sueño.
  • Mantenga un ambiente adecuado, reduzca al mínimo el ruido y la luz que entre en el dormitorio y evite las temperaturas elevadas.
  • Evite si es posible mirar la televisión, el uso de tablets o móviles en el dormitorio.
  • Si tiene problemas para conciliar el sueño, evite las siestas. Es bueno practicar ejercicio físico unas horas antes de irse a la cama, aunque este no debe ser demasiado intenso porque podría tener el efecto contrario.
  • Cuando una correcta higiene del sueño no es suficiente para mejorar la calidad del sueño, conviene acudir al médico. Puede ser útil llevar un diario en el que se hayan anotado de forma detallada todos los problemas que se han presentado.
  • El uso de fármacos para dormir debe ser limitado en el tiempo, debiendo valorarse la conveniencia de recurrir en su lugar a técnicas de respiración, relajación o psicoterapia.
  • La existencia de problemas de orden respiratorio o cardiovascular que perturben el sueño o los casos de somnolencia aguda durante el día deben ser resueltos mediante el tratamiento médico adecuado. 

 

 

Para más información (medios de comunicación): Eva Jiménez  Tfno.: 91 722 60 61  - ejimenez@ocu.orgwww.ocu.org