Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Collares antiparasitarios: tóxicos para las personas

27 abr 2010
Un análisis de los collares antipulgas para animales domésticos revela que muchos productos cuentan en su composición con una sustancia que tiene alto riesgo de toxicidad para las personas.

Madrid, 28 de abril de 2010. La OCU ha analizado 28 productos antiparasitarios para mascotas (perros y gatos) para evaluar el riesgo de las diferentes sustancias químicas presentes en estos productos. Los resultados revelan que, en particular, una de las sustancias analizadas presenta un alto riesgo de toxicidad en las personas. La información íntegra de este estudio se publica en la revista OCU-Compra Maestra del mes de mayo.

La sustancia en cuestión es el diazinón, que está presente en la mitad de los collares antiparasitarios analizados. El contacto con esta sustancia puede provocar dolores de cabeza y mareos. La OCU recomienda no comprar productos que lleven esta sustancia, especialmente si los niños suelen jugar con los animales y abrazarlos. El estudio de la OCU se basa en los límites admisibles de exposición para quien manipula productos químicos.

Otra sustancia, menos utilizada, resulta también preocupante: el fipronilo. Los productos que llevan esta sustancia sólo se pueden adquirir bajo prescripición veterinaria. Si el veterinario lo receta a la mascota, es necesario tomar las precauciones necesarias durante la aplicación como, por ejemplo, utilizar guantes y ventilar la estancia. Los niños no deben estar en contacto con el animal mientras dure el tratamiento.

Aunque la Comisión Europea no prohibirá la comercialización de los collares antipulgas que contienen diazinón hasta el 1 de marzo de 2013, la OCU, ante los resultados obtenidos en este análisis, recomienda no adquirir ya estos productos.

Además, la OCU aconseja lo siguiente a todos los propietarios de una mascota:

  • Después de comprar un animal, llévelo al veterinario para que le haga un examen de salud completo.
  • Tenga presente el calendario de vacunación.
  • No aplicar un producto antiparásitos a un animal enfermo sin el consejo del veterinario. Los animales más debilitados son más sensibles a la toxicidad.
  • Es preferible desparasitar a la mascota por la noche en una habitación ventilada, con guantes y sin la presencia de niños.
  • Una alimentación equilibrada es básica para que la mascota crezca saludablemente. El veterinario sabrá recomendar qué producto es el adecuado según las características y condiciones físicas de la mascota.

Para más información (medios de comunicación) Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61 - ejimenez@ocu.org