Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

LOS SITIOS DE OCU

Cereales para niños: “bombardeo” publicitario de un producto no tan saludable

29 sep 2008
La OCU denuncia la composición poco equilibrada y la publicidad demasiado agresiva de un producto típicamente infantil: los cereales de desayuno. Y además se hace eco de una campaña internacional, alentada por la OMS, para acabar con esos abusos que fomentan malos hábitos alimentarios.

Madrid, 29 de septiembre de 2008. La OCU, junto a otras 220 organizaciones de consumidores que forman parte de Consumers Internacional (CI), se ha sumado a la campaña de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para crear un código de comercialización internacional de alimentos para niños. La recomendación de la OMS es que cada uno de los Gobiernos aplique este código a través de su legislación nacional. Además, la OCU, junto con el resto de países miembros de CI, ha realizado un estudio de uno de los alimentos para niños de mayor difusión mundial: los cereales. Una de las conclusiones más importantes es que los cereales para niños tienen exceso de azúcar. Los resultados íntegros de este estudio se publican en la revista OCU-Compra Maestra del mes de octubre.

La OCU ha analizado 10 productos internacionales (de Kellogg's y Nestle) para hacer la comparación entre países, más 11 productos con mucha presencia en el mercado español (Weetabix, Pascual y 9 marcas blancas o de distribución). La característica principal de todos los productos analizados es el exceso de azúcar. Casi todos sobrepasan con creces el límite aceptable. Otro punto negativo es que la presencia de fibra es escasa. Es una lástima que la mayoría de los cereales se elaboren con harinas refinadas. Sin embargo, los niveles de sal y grasa no son excesivos, salvo algún producto en concreto.

La OCU también ha observado la información nutricional que facilitan las diferentes marcas. El listado de ingredientes es correcto, sin embargo sólo en la mitad de los productos se informa del contenido de grasa, azúcar y sal por ración. Muchos menos facilitan información sobre el contenido de proteínas y fibra, por ración infantil. Lamentablemente sólo una marca da consejos de vida saludable.

Las marcas de cereales utilizan regalos y juegos para hacerlos más atractivos. Los personajes de dibujos animados son una referencia constante en los envases de todos los productos analizados. En 16 de ellos se incluía algún tipo de regalo. Además de este gancho, la publicidad es otro recurso muy utilizado. La OCU ha contabilizado 168 anuncios de cereales para niños en una semana, en las 6 principales cadenas de ámbito nacional. La hora más cargada de anuncios de cereales para niños es entre las 9 y 10 de la mañana. Los fines de semana es cuando más anuncios de este tipo se emiten, 39 el sábado y 36 el domingo: un auténtico ensañamiento.

La OCU considera que es fundamental inculcar buenos hábitos en la infancia, responsabilidad ésta de las familias, escuelas, instituciones y fabricantes y publicistas. Todos ellos tienen el reto de conseguir que los niños lleven un estilo de vida saludable, con una alimentación equilibrada y la práctica de ejercicio físico. La OCU ha dado traslado de los resultados del análisis a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y al Instituto Nacional de Consumo (INC).

Además, la OCU se une a la petición de la OMS para que España aplique el código de Consumers International de comercialización internacional de alimentos para niños, cuyos objetivos son:

  • Prohibir la emisión de anuncios de alimentos poco saludables entre las 6 de la mañana y las 21 horas en radio y televisión.
  • No promocionar alimentos poco saludables utilizando los nuevos medios de comunicación.
  • No promocionar alimentos poco saludables en las escuelas.
  • No incluir regalos, juguetes o artículos coleccionables que inciten a los niños a comer alimentos no saludables.
  • No permitir el uso de personajes famosos, dibujos animados, concursos o regalos en la comercialización de alimentos poco saludables.

Más información sobre la campaña en www.ocu.org. Las personas interesadas podrán adherirse a la campaña de junkfoodgeneration.org

Para más información Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61 (sólo para los medios de comunicación) - ejimenez@ocu.org