Noticias

El fraude de los SMS Premium

11 julio 2011
El fraude de los SMS Premium

En las últimas semanas muchos consumidores se han visto afectados por las prácticas agresivas de una empresa llamada Delecom. Sin haberlo pedido, tienen que pagar cifras abusivas por recibir SMS publicitarios. Te explicamos cómo escapar de este tipo de engaños.

Ya no nos extrañamos cuando nos llega publicidad que no hemos pedido al móvil, al e-mail o al correo postal de toda la vida. Lamentablemente, estas prácticas agresivas forman parte de nuestra vida y cada día es más habitual recibir SMS que intentan convencernos de comprar este producto o contratar aquel servicio.

El escándalo llega cuando descubrimos que algunos de esos SMS los estamos pagando nosotros. Sí, has oído bien: pagas para que te envíen anuncios que no te interesan

Los fraudes mediante algunos tipos de SMS Premium no son algo nuevo. La OCU avisó a los consumidores en su día y vuelve a hacerlo ahora.

Un descuido y nuestro número llegará a malas manos

Todo empieza en algún lugar y momento que probablemente ni siquiera recordamos. Rellenamos un formulario para participar en algún sorteo, hacemos un divertido test online, participamos en una votación vía SMS... Es entonces cuando nos piden el número de móvil. Nos dicen que es necesario si queremos conocer los resultados del test, participar en un concurso o descargar algún contenido de internet. Todo bajo una apariencia de profesionalidad.    

La realidad es que la letra pequeña de este tipo de webs incluye una cláusula con la que nos suscribimos a un servicio SMS. Sin saberlo, aceptamos que nos cobren por cada uno de los mensajes que recibamos, y con la periodicidad que se indica (en algunos casos podemos recibir 15 SMS de una sola tacada). 

Es mejor prevenir que curar: piénsalo bien antes de escribir tu número en una página web.   

Pagar por anuncios que no hemos solicitado

Una vez que lo hemos solicitado (a menudo sin ser conscientes de ello), nuestro número de móvil empieza a recibir SMS Premium que pagamos nosotros. Normalmente los ignoramos, hasta que llega la factura y descubrimos que por recibir cada uno de esos mensajes hemos desembolsado 1,42 euros. Si multiplicamos por cada SMS recibido, nuestra factura puede sufrir un buen roto.

Los SMS Premium son un servicio especial de telefonía móvil. Nacidos como una propuesta honrada para ofrecer información a cambio del coste de un mensaje, algunas empresas los utilizan para intentar captar a incautos que, sin saberlo, firman una sustanciosa letra pequeña. En el último año ha habido miles de consumidores afectados por grandes campañas de SMS Premium en las que pagaban por servicios en los que no recordaban haberse dado de alta, como la protagonizada las pasadas navidades por una empresa llamada Delicom S.L.

Una "mutación" de esta última, Delecom S.L., ha sido motivo de queja por parte de numerosos usuarios en el último mes. Datatalk y Nvia son otras de las empresas con más quejas acumuladas. El procedimiento siempre es el mismo y las operadoras no informan adecuadamente al usuario de lo que está pasando.

Cómo escapar de los SMS Premium

  • 1. Lo primero es saber lo que te está pasando. No hace falta que esperes a que te llegue una factura hinchada: los SMS Premium de servicios de suscripción (pagar por el simple hecho de recibirlos) se envían desde números que empiezan por 79. Si es tu caso, ponte en acción antes de que sea tarde.
  • 2. Llama a tu operador y solicita la baja de todos los servicios de SMS Premium. No podrás participar en ciertos sorteos y promociones televisivas, tampoco apuntarte a algunas alertas de medios de comunicación, pero a cambio ganarás en tranquilidad: serás intocable para este tipo de fraudes.
  • 3. Envía un SMS con la palabra BAJA al número que te está enviando las publicidades. Este mensaje es gratuito y en muchos casos tiene éxito.
  • 4. Si has perdido mucho dinero y tienes ganas de pelear, asegúrate de que no fuiste tú en un descuido quien solicitó el alta del servicio Premium que te están facturando. Una vez que lo tengas claro, puedes enviar a tu operadora una reclamación por escrito manifestando que nunca pediste ese servicio y que quieres que te devuelvan el dinero.  
  • 5. Si llegados a este punto tu problema no se ha resuelto, es hora de pasar a mayores. Si tu operador no quiere devolverte el dinero o no te contesta pasados 30 días, acude a la Oficina de Consumo de tu Comunidad Autónoma para que la Junta Arbitral tome cartas en el asunto.
  • 6. Piénsatelo bien antes de dejar de pagar. Pese a que tienes la posibilidad de no abonar la parte que corresponde al servicio que estás reclamando, en la práctica es complicado ejercer este derecho, ya que requiere que la compañía calcule nuevamente la factura retirando esos importes.    

 

No es habitual que los consumidores estén contentos con su operador de telefonía móvil. Consulta nuestra encuesta de satisfacción y descubre las vergüenzas de las grandes compañías.


Al servicio de 345.000 socios.