Los sitios de OCU
Noticias

La OCU detecta antibióticos en alimentos

1 diciembre 2009
La OCU detecta antibióticos en alimentos

La presencia de residuos de antibióticos en alimentos sigue siendo una realidad. Un nuevo análisis de la OCU detecta restos de antibióticos en mieles y gambas.

El abuso de los antibióticos puede convertirse en un problema, especialmente porque puede dar lugar a que se produzcan resistencias bacterianas.

Desde la OCU luchamos contra ello en un doble frente

Un análisis recurrente

Desde hace varios años hemos analizado distintos productos para asegurarnos de que estaban limpios de antibióticos veterinarios.

En los sucesivos estudios sobre antibióticos en alimentos, publicados en 2002, 2003 y 2005, hemos ido encontrado cada vez menos problemas tanto en la cantidad como en el número de productos que superaban los límites legales de antibióticos en alimentos. También han ido cambiando los productos que presentaban problemas.

Una vez más, hemos pasado revista a la situación, analizando los niveles de antibióticos en distintos alimentos.

Aunque el estudio completo se publicará en un próximo número de la revista OCU-Compra Maestra, adelantamos los problemas detectados, de los que hemos informado a las autoridades en materia de seguridad alimentaria.

Antibióticos en miel y gambas

El análisis de la OCU ha dado resultados positivos para antibióticos en tres muestras de miel y una de gambas.

Los productos concretos donde se han encontrado residuos son:

Miel:

  • Marlene Mil Flores (Lidl). Lote L- 20931-F 4652. Caducidad 15/05/2010. Contiene 9 ppb de Estreptomicina.
  • Carrefour Miel Mil Flores (Carrefour). Lote L-9152. Caducidad dic. 2010. Contiene  Ciprofloxacino 3 ppb y Norfloxacino 4 ppb.
  • Luna de Miel Miel Mil Flores. Lote L 15556 07 H 32. Caducidad 10/07/2010. Contiene Trisolina 7 ppb.

Gambas

  • Gamba pelada congelada Aliada (El Corte Inglés). Lote 19/92/2009. Caducidad Feb. 2011. Contiene  Cloranfenicol 0,2 ppb.

Cantidades reducidas... pero ilegales 

Se han detectado distintos antibióticos en estos alimentos, en cantidades reducidas.

  • En la miel no se permite nada de antibióticos, la legislación no admite ningún límite, por lo que cualquier cantidad es considerada como no conforme a la legislación. Esto no quiere decir que las cantidades encontradas supongan un peligro ya que en otros productos se permiten cantidades de estos antibióticos mucho mayores que las encontradas (porque algunos alimentos establecen un límite legal de esos productos mucho más elevado que el detectado).
  • El cloranfenicol detectado en las gambas es una sustancia que no está permitida en ningún caso, por su posible riesgo. Sin embargo la cantidad encontrada también es pequeña.

En cualquier caso, las cuatro muestras corresponden a productos que no cumplen la legislación. La OCU, como organización de consumidores, no puede pasar por alto la presencia de estas sustancias, especialmente grave en el caso de las gambas.

Y es que, más allá de los posibles efectos tóxicos de estos residuos en alimentos, se encuentra un problema muy serio, el uso indiscriminado de antibióticos, que da lugar a cepas resistentes de bacterias. Si se generalizan las resistencias llegará un momento que los antibióticos, medicamentos imprescindibles para combatir muchas enfermedades, dejarán de ser útiles.

¿Qué hacer?

La OCU ha alertado de sus hallazgos a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN), para que ponga en marcha las actuaciones de rigor.

Además, nos hemos puesto en contacto con los distribuidores de estos productos, que nos han asegurado que ya no se venden. Y efectivamente, no los hemos encontrado en comercios a finales de noviembre.

No obstante, estuvieron a la venta meses o semanas atrás, por lo que es posible que algún consumidor los tenga en su casa. Fíjese en el número de lote y la caducidad y si coincide con el afectado, pueden ponerse en contacto con la OCU en el número 902 050 310.  
Nuestros asesores les indicarán cómo actuar.


Al servicio de 345.000 socios.