Informe

Subsidios de desempleo: más allá del paro

8 enero 2013
Subsidios de desempleo

Si te quedas sin trabajo tras cotizar al menos 360 días, tienes derecho al paro. ¿Qué pasa si no has cotizado tanto? ¿Y si se te acaba el paro y no has encontrado nada? Dentro de ciertos límites, el Estado interviene en estas situaciones especiales de desempleo.

Todos los subsidios son de 426 euros al mes

Hay varias situaciones en las cuales puedes tener derecho a un subsidio de desempleo diferente a la prestación por desempleo que solemos llamar el paro.

La cuantía de los subsidios es siempre la misma: el 80% del IPREM, es decir, 426 euros mensuales en el año 2013. Pero dependiendo de tu edad, de si tienes o no responsabilidades familiares y de qué circunstancias te han conducido al desempleo, varían los requisitos exigidos para acceder al subsidio, así como su duración y las posibilidades de prorrogarlo.

Las situaciones que te convierten en candidato a recibir un subsidio de desempleo son las siguientes:

  • Has agotado el paro, es decir, la prestación contributiva por desempleo, y sigues sin trabajo.
  • Has entrado en situación de desempleo sin haber cotizado lo suficiente para cobrar el paro.
  • Has agotado el paro o el subsidio de desempleo y eres mayor de 55 años.
  • Has pasado de estar incapacitado para trabajar a estar capacitado, gracias a una mejoría de tu estado de salud.
  • Has estado trabajando en el extranjero como emigrante y has retornado sin tener trabajo.
  • Has estado internado en prisión o en un centro de menores durante al menos 6 meses.


Al servicio de 345.000 socios.