Noticias

Los puntos negros del transporte público

27 enero 2015
Los puntos negros del transporte público

Más de dos mil ciudadanos han opinado sobre el transporte público. En el punto de mira de las críticas destaca el desastre de Murcia, pero hay hartazgo de sobra para repartir. El metro de Madrid, el cercanías de Barcelona y el bus de Zaragoza acumulan retrasos, aglomeraciones y degradación.  

El veredicto lo dictan los 2.324 vecinos que contestaron a la encuesta de OCU. 

El condenado es el transporte público de muchas ciudades de España, aunque hay quien consigue el indulto (como Las Palmas, Valladolid y Santander) e incluso el premio al mérito (Pamplona, Logroño, Gijón y sobre todo Bilbao).  

Las peores ciudades de España

El quinteto titular de la debacle en el transporte es el siguiente: Murcia, Vigo, Zaragoza, Albacete y Palma de Mallorca.

El metro de Madrid

Aunque consigue un aprobado raspado (58 sobre 100), bajo esa nota general se oculta la frustración de los madrileños con el metro. El 55% considera que ha empeorado en los últimos tiempos, algo que se confirma con una caída de 66 puntos en la encuesta OCU de 2010 a los 58 puntos actuales.    

Esta percepción convive con un hecho irrefutable: su precio ha subido un 21% desde 2010. De hecho, su alto precio ahuyenta a un 40% de los madrileños, que reconoce no usar el transporte público todo lo que desearía. 

El metro de Madrid hace aguas fundamentalmente por la escasa frecuencia de los trenes (también en hora punta, pero sobre todo en horas valle). Siguen salvándose de las críticas tanto el diseño de la red como la seguridad, pero son mayoritarias situaciones incómodas como estas:

  • el 66% de los usuarios rara vez encuentra sitio para sentarse. 
  • el 60% se siente agobiado con frecuencia porque el vagón va lleno.
  • el 35% dice sufrir retrasos habitualmente.   

El cercanías de Barcelona 

El desamor de Barcelona con su cercanías es una larga historia. Aunque predominan (43%) los que opinan que en los últimos 3 años se ha mantenido igual, se refieren a igual de mal: el cercanías se lleva la peor nota de todas las ciudades analizadas, con un 57 sobre 100. 

Los aspectos que incomodan a los usuarios son:

  • escasa frecuencia en horas valle
  • impuntualidad: el 37% responde que le resulta habitual tener que quedarse esperando al tren más de la cuenta. 
  • falta de información a los viajeros

El bus de Zaragoza y Murcia

Son las dos ciudades en las que el bus urbano sale peor parado. Las razones principales de este descontento son:

  • escasa frecuencia (especialmente en horas valle, aunque también en hora punta).  
  • el diseño de la red: la cobertura de las diferentes líneas y paradas no es suficiente. 
  • impuntualidad