Informe

Oro: no lo malvendas

9 enero 2013
compraventa de oro

¿Te planteas vender tus joyas de oro para obtener dinero? Visita al menos tres comercios de compraventa de oro distintos e intenta regatear: comprobamos que hay grandes diferencias, y que el precio que te ofrecen puede variar un 400%.

Compraventa de oro: lo que debes saber

Si necesitas dinero, vender tus joyas de oro puede ser una solución. ¿Es así? Hicimos la prueba.

Acudimos con varias piezas sencillas de oro: dos anillos y unos pendientes de 18 quilates y una pulserita de 9 quilates (cinco gramos en total) a establecimientos de compraventa de oro (los famosos "Compro Oro"), a joyerías tradicionales, a establecimientos de segunda mano y a Montes de Piedad de 15 ciudades: Barcelona, Bilbao, Gijón, Granada, Las Palmas, Lérida, Madrid, Málaga, Murcia, Palma de Mallorca, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vigo y Zaragoza.

Entre 50 y 210 euros por la misma cantidad de oro

O lo que es lo mismo, nos ofrecieron entre 12 y 47 euros por gramo de oro para las joyas que llevamos.  Las diferencias  se repiten, en mayor o menor medida, en todas las ciudades que visitamos.

Lo cierto es que no hay nada ilegal en estas diferencias de precio: la compra de oro es un mercado libre en el que cada comercio puede ofrecer el importe que quiera.

Lo que sí es ilegal es que no nos muestren lo que pesa la báscula y que, cuando lo hagan, el resultado no coincida con el real: porque en el 97% de los casos nos pesaron de menos.

Antes de vender, calcula el valor real

Es fácil llevarse decepciones, y que la pulsera de oro que ayer compraste por 500 euros, hoy solo valga 125 euros. ¿Qué cómo es posible? Hay que descontar el margen de ganancia del diseñador, del fabricante y de la joyería (el mayor con diferencia); y luego el del comprador que, salvo que esté interesado en volver a vender la joya como pieza de segunda mano, la pagará al peso para fundirla luego.

Para conocer el valor de venta de una pieza de oro hay que fijarse en el peso y la pureza.

  • Primero debes pesar la joya en una balanza electrónica de cocina.
  • En lo que respecta a la pureza hay que tener en cuenta que la mayoría de las joyas vendidas en nuestro país llevan oro de 18 quilates: puedes asegurarte buscando en el interior de la joya una marca con tres números, que indica su calidad: por ejemplo, 750 indica una pureza del 75%, es decir, oro de 18 quilates.  

PUREZA DEL ORO
Porcentaje de oro (%) Quilates Denominación
99,9 24 Oro puro
91,6 22  
75,0 18 Oro de Primera Ley
58,5 14 Oro de Segunda Ley
37,5 9  

  • Finalmente, solo tienes que entrar en la calculadora de oro de OCU Inversores, e introducir el peso y la pureza de la joya. Así sabrás el precio máximo que podrías obtener, al peso, por la pieza. De media, el comprador restará luego entre un 15% y un 20% de dicho precio, que es su margen de ganancia

Las joyerías ofrecen mejores precios

Las tiendas especializadas de compraventa de oro son los comercios de compra más comunes, pero de los resultados de nuestra pero no son los que ofrecen los mejores precios: de hecho, es donde se ofrecen precios medios más bajos, seguidos de las tiendas de segunda mano.

Por otro lado, muchos de estos compraventa rechazan las piezas con un menor porcentaje de oro (piezas de 9 quilates).

Además, en este tipo de comercios son rácanos también con la información: en el 90% de los casos es imposible conocer el precio de venta por gramo y en un 64% no se advierte de la presencia de hojas de reclamaciones. 

Las joyerías, por el contrario, ofrecen precios un poco más altos y también suelen ser más transparentes en su información de compra.  

Tres consejos si te planteas vender oro 

  • En muchos comercios es posible regatear. De hecho, en uno empezaron ofreciendo un precio de 65 euros por nuestro lote y, al advertir que nos íbamos, subieron a 135 euros… ¡En unos segundos habían doblado su oferta!
  • Cuidado con las quemaduras. Para comprobar la pureza del oro lo habitual es rayarlo ligeramente sobre una piedra de basalto, sobre la que se añade luego un ácido que reacciona de uno u otro color según los quilates que tenga la pieza. Pero cuidado: en algunos comercios la prueba se hizo directamente sobre la joya, dejando una fea quemadura.
  • Visita varios establecimientos antes de decidirte: es muy posible que logres que ajusten sus márgenes de beneficio, HAz la prueba:  las diferencias lo justifican.

Empeñar la joya es una alternativa

Si la necesidad de dinero es puntual, quizá baste con empeñar las joyas. Obtendrás menos dinero, pero podrás recuperarlas pasado un tiempo pagando unos intereses. Aunque en muchos casos solo la aceptarán si suman un cierto peso; es decir, un cierto valor mínimo.

La mejor opción son los Montes de Piedad de las Cajas de Ahorros: el plazo de devolución es amplio (un año, prorrogable), los intereses limitados (9% anual) y, si no puedes devolver el préstamo, te pagarán la diferencia cuando la vendan.

Evita empeñarlo en las tiendas de compraventa. Aunque te ofrecen más dinero, sus préstamos suelen limitarse a un plazo de un mes y los intereses pueden ser exorbitantes: a partir de un 10% mensual (que equivaldría a un 300% anual).