Los sitios de OCU
Noticias

Seguros de coche: pregunta por el bonus-malus

26 octubre 2011
Seguros de coche: pregunta por el bonus-malus

Puedes reducir el importe del seguro de tu automóvil hasta un 50% si no sufres siniestros o son de pequeña cuantía. Es lo que se conoce como cláusula bonus-malus, que varía con cada aseguradora. El problema es que la mayoría no informan expresamente sobre sus condiciones.

¿Necesitas un nuevo seguro de coche? A la hora de contratar un seguro de automóvil, no compares solo precios y coberturas. Aspectos como el bonus-malus, el coche de sustitución o el importe de la indemnización en caso de siniestro, definen igualmente el alcance real de tu póliza. Aquí tienes cuatro cuestiones que no debes pasar por alto.

Bonus-malus: los buenos conductores tienen premio

La cláusula de bonus-malus premia o castiga al asegurado en la prima el año siguiente según los siniestros que declare. Así, hay alguna compañía que bonifica a sus asegurados a todo riesgo con una reducción del 30% el segundo año y un 50% en sucesivos si no da más de tres partes al año. ¿Y tú compañía? La falta de información es abusiva según el Tribunal Supremo. Si no te comunican la tabla de bonus-malus podrías exigir, al menos, que te mantegan la prima al año siguiente. 

Huye del valor venal

La indemnización en caso de siniestro total (y cobertura de daños propios) puede variar mucho según la compañía y la edad del coche. Normalmente, los dos primeros años se ofrece el valor a nuevo, que es el mejor, ya que es el precio de catálogo actual. Luego el valor de adquisición, después el de reposición, el mejorado… y, por último, el valor venal, que equivale al precio de compra del concesionario. Pregunta y compara con otras compañías.

Pregunta por el coche de sustitución

Solicita un coche de sustitución si tu vehículo está en el taller como consecuencia de un siniestro y tienes cubierta la reparación por el seguro (el tuyo o el del contrario). También puedes solicitarlo directamente al taller si se prevé un retraso como consecuencia de una saturación de trabajo del propio taller. ¿No te lo ofrecen? Guarda a buen recaudo los recibos del transporte que utilices durante la reparación y reclama luego su importe a la aseguradora. 

Descarta la cobertura de ocupantes

Negocia con tu aseguradora la exclusión de la cobertura de ocupantes o conductor, que indemniza en caso de muerte o lesiones por accidente de tráfico. Siempre es preferible reducir la prima en este apartado y tener a cambio un buen seguro de vida.

También es importante que preguntes por el alcance de la cobertura de reclamación de daños. Muchas compañías limitan a 600 euros la cantidad disponible para contratar libremente a un abogado cuando no estás de acuerdo con la solución ofrecida por tu aseguradora.


Anexos

Al servicio de 345.000 socios.