Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

LOS SITIOS DE OCU

Tóxicos en juguetes: una realidad

29 sep 2009
Las alfombras de juego para niños contienen sustancias químicas peligrosas, según los resultados de un estudio publicado por la OCU. La OCU ha informado de ello a las autoridades en materia de consumo, instando a incrementar el control para garantizar la seguridad.

Madrid, 29 de septiembre de 2009. La OCU ha realizado un estudio de alfombras de juego (tipo puzzle) para niños con el objetivo de comprobar si hay presencia de sustancias químicas peligrosas.

Las pruebas en el laboratorio indican que, de los 10 productos analizados, sólo uno se puede considerar seguro. La información íntegra de este estudio se publica en la revista OCU-Salud del mes de octubre. 

Las sustancias químicas se utilizan en estas alfombras infantiles para reducir los malos olores del material (formamida), hacerlo más flexible (ftalatos) o para ayudar a colorearlas (disolventes). Los niños son más vulnerables a los tóxicos que hay a su alrededor e ignoran el peligro que supone chupar, tocar o inhalar estas sustancias nocivas. La OCU considera que todos los objetos destinados al uso de los niños deberían estar libres de cualquier sustancia tóxica.

Sólo un producto de los analizados por la OCU se puede considerar seguro. Respecto a los ftalatos, la OCU no ha encontrado esta sustancia en ningún producto, pero sí en 4 bolsas (donde se guardan las alfombras), 2 de ellas reutilizables, que el niño puede usar para jugar. Formamida se ha detectado en todos los productos menos en uno. Esta sustancia está prohibida en la nueva directiva de juguetes, sin embargo, su aplicación no será efectiva hasta 2011.

El estudio de la OCU advierte que otras de las alfombras analizadas emiten también disolventes que pueden ser irritantes para la piel, las mucosas o afectar al sistema nervioso. La Organización insiste en que este tipo de sustancias deben ser eliminadas de los productos infantiles pero aclara que, mientras la norma entra en vigor y la retirada se produce, la solución es ventilar la alfombra sin embalaje unos días antes de que el niño juegue con ella.

La OCU afirma que, como ocurre en muchos otros productos, el precio no es una garantía de calidad. Productos en los que se han detectado las sustancias nocivas son más caros que el que está libre de emisiones peligrosas.

La OCU ha puesto en conocimiento del Instituto Nacional de Consumo los resultados del estudio y solicita:

  • Más controles para evitar la utilización de sustancias nocivas en los juguetes.
  • Que las cantidades permitidas de disolventes peligrosos sean más precisas.
  • Que hasta que aplique la directiva, se acuerde con los fabricantes la retirada voluntaria del mercado de los juguetes que contengan o emitan formamida.
  • A la Comisión Europea, que las bolsas reutilizables donde vienen las alfombras tengan consideración de juguetes.

Para más información (medios de comunicación) Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61 - ejimenez@ocu.org