Informe

Termostatos digitales

01 enero 2011
Termostatos

Un buen termostato permite regular la temperatura del hogar, grado a grado, y casi, minuto a minuto; no sólo proporciona confort, también contribuye a ahorrar en la factura energética. Lamentablemente, la programación de muchos de ellos no es lo suficiente flexible, y a veces, tampoco demasiado exacta.

La programación, una asignatura pendiente

La flexibilidad de la programación de buena parte de los modelos actuales es bastante limitada. Una falta de flexibilidad que puede ser semanal (no se puede cambiar la programación todos los días), diaria (sólo se permite un máximo de cuatro cambios de temperatura al día) e incluso horaria (no permite precisar los minutos).

Al mismo tiempo, la exactitud de la temperatura previamente seleccionada por el usuario no siempre es la deseable. Mientras que algunos termostatos mantienen esta temperatura con un margen de error apenas perceptible, otros se desajustan hasta 3 ºC.

Es más, la memoria de los termostatos con pilas varía mucho de unos modelos a otros: mientras que en unos apenas dura 5 minutos sin ellas, en otros alcanza hasta 24 horas.