Informe

Persianas, toldos y cortinas: aliados para ahorrar

29 julio 2015
energia

29 julio 2015

Ahorrar es uno de los objetivos de la mayoría de hogares. A veces, medidas básicas y tan cotidianas como sacar todo el partido a las persianas o el toldo pueden reducir hasta en un 10% el consumo de energía de tu vivienda: haz la prueba.

Persianas: ¿cómo es la tuya?

Tipos de persianas

En el mercado podemos encontrar persianas de muchos tipos, cada una tiene unas características propias:

Persianas enrollables. Es el sistema más utilizado en viviendas. 

  • Impiden el paso de la luz, aíslan las ventanas, las protegen de las inclemencias del tiempo, y amortiguan el ruido exterior. 
  • Su funcionamiento se basa en el uso de una cinta para su elevación, lo que hace que sea fácil de manejar y no excesivamente incomoda de limpiar. Como variante de este tipo de persianas están las persianas enrollables replegables, qué además de ocupar menos espacio, permiten graduar la inclinación para regular el paso de la luz al interior.
Venecianas. Están formadas por lamas verticales colgadas directamente en la parte superior del hueco, generalmente en el interior de la vivienda.
  • Permiten ajustar la cantidad de luz que queremos que entre en la habitación girando una varilla.
  • No es posible cerrarlas por completo.
  • Poseen una cuerda con la que se puede recoger la persiana hasta arriba o anclarla y dejarla estática en el punto que se desee.
Verticales. Tienen lamas verticales sobre un bastidor, funcionando prácticamente como una cortina. 
  • Permiten graduar la cantidad de luz y aire que queremos que entre en el interior.
Alicantinas. Apenas se usan en las viviendas actuales, pero se siguen manteniendo en casas de municipios pequeños y zonas rurales. 
  • Disponen de lamas estrechas que se enrollan mediante una cuerda. 
  • Se encuentran tanto en  PVC, como en madera barnizada.
Monobloc.  Los Monoblocs son persianas enrollables que tienen todos los elementos en un mismo bloque (la persiana, el cajón y la ventana o cerramiento), para así cogerlo todo finalmente en el hueco. Tienen su propio cajón, recoge persianas y unas guías especiales que forman un premarco. Entre esas guías y el cajón está la ventana, una mosquitera y el cerramiento.
  • Se ahorra tiempo de instalación, costes y complicaciones. 
  • Es accesible para tareas de mantenimiento y reparaciones. 
  • Es compatible con cualquier tipo de carpintería del mercado.
Persianas de seguridad. Para cierres más seguros.
  • Son especialmente útiles en pisos bajos y viviendas unifamiliares.
  • Cuentan con un sistema autoblocante, que consiste en que las lamas se bloquean si alguien intenta levantarlas desde el exterior de la vivienda.
Persianas inteligentes. Está automatizadas (en el recoge persianas o con un sistema integral), de forma que pueden abrirse por si solas con la luz y cerrarse por la noche.
  • Tienen un motor para conseguir el movimiento.
  • Pueden incorporar sensores solares que ahorren energía. 
  • Pueden usarse con un mando a distancia.
  • Es un elemento de seguridad adicional, al dar la idea de que la casa está habitada incluso cuando no lo está, gracias al programador. 

Antes de comprar

1. Piensa en el material

  • Madera: Se usa ahora menos, sobre todo por la necesidad de un mayor mantenimiento, ya que se aconseja barnizar este tipo de persianas al menos una vez al año, y como cualquier otro elemento de madera, pueden tener presencia de parásitos como la carcoma o las termitas, acelerando su deterioro. A su favor está la estética y quee se trata de unas persianas muy robustas. 
  • PVC: Su menor coste hace que sean las persianas más instaladas, sobretodo en obra nueva. Entre sus principales ventajas destacan que se limpian fácilmente, y sus lamas también pueden sustituirse sin muchas complicaciones. No obstante, no son las que ofrecen mejor aislamiento, y se decoloran fácilmente como consecuencia de la radiación solar.
  • Aluminio: El aluminio en forma de lama es el material más resistente. Las persianas de seguridad suelen fabricarse con este material. Además las podemos encontrar con espuma de poliuretano expandido rígido rellenando sus lamas, de manera que mejoran su rendimiento en el aislamiento térmico y acústico. 

2. Mídelo bien: se debe tener la medida exacta,  de pared a pared; y si está en el centro de una pared se recomienda añadir 10 centímetros por lado (izquierda, derecha y parte inferior).


Imprimir Enviar por email