Informe

Estufas de pellets: todo sobre ellas

Instalar una estufa en casa

¿Te preguntas si puedes instalar en tu casa uno de estos aparatos?

Una estufa de pellets es un sistema independiente, que puede ser instalado prácticamente en cualquier lugar, siempre que se conecte a una chimenea u otro conducto para la salida de los gases de combustión.

La reglamentación española (RITE) obliga a que los humos salgan por encima de la cubierta del edificio, por lo tanto si vives en una comunidad tendrás que pedir permiso a los vecinos. La chimenea debería ser de acero inoxidable y preferiblemente aislada y con doble pared para evitar condensaciones, aunque también es posible hacerlo con una de pared simple (consultar con el fabricante de la estufa). En la parte baja de la chimenea es necesario instalar una T con tapón para salida de condensaciones.

También es conveniente consultar con el fabricante (suele venir en el manual) el número de curvas que puede tener la chimenea, normalmente suelen ser 3 curvas a 90º como máximo. Los tubos utilizados en este caso deben tener un diámetro entre 8 y 10 cm y pueden resistir altas temperaturas, y la condensación de ácido.

Al igual que todos los aparatos de combustión, una estufa de pellets necesita oxígeno. La cantidad de oxígeno necesario está calculada de acuerdo con la potencia de la estufa. Una conexión directa con el aire exterior (como en una caldera) no es indispensable, pero si recomendable. Recuerde que también es necesario contar con una conexión eléctrica para la el funcionamiento de la resistencia y los ventiladores.

La potencia de la estufa de pellets dependerá del volumen (en metros cúbicos) de la estancia a calentar, lo que, por supuesto, tendrá un impacto en el precio. También se debe tener en cuenta que diferentes pruebas han demostrado que la potencia real de las estufas de biomasa a veces puede ser un 20% menor que la especificada por los fabricantes, no lo pases por alto si la casa no está suficientemente bien aislada.

 


Imprimir Enviar por email