Informe

Colchones: ¿cuál me compro?

14 marzo 2018
colchones

14 marzo 2018

La oferta de colchones es amplia, y no siempre tenemos claro cuál nos conviene más. Te damos las claves para elegir tu colchón, una decisión que depende de factores como el peso, la postura, la temperatura... Una vez decidido, consulta el comparador, acierta ¡y ahorra!

La firmeza del colchón

  • Un buen colchón debe repartir el peso del cuerpo de la manera adecuada. Debe ser lo suficientemente firme para sostener bien el cuerpo, pero no tanto que resulte incómodo. En los últimos años se ha extendido la idea de que un colchón duro es siempre lo mejor para la espalda. No es así: en último término, la dureza, o mejor, la firmeza del colchón es una cuestión de preferencia personal, y de peso.

    • Un buen colchón debe respetar la curvatura natural de la columna vertebral, boca arriba y alineada mientras duermas de lado.

Un buen colchón debe respetar la curvatura de la columna
Colchón bueno

Si el colchón es demasiado duro, no se adapta al cuerpo. Esto por un lado permite una mejor aireación, pero por otra hace que el peso del cuerpo no se distribuya adecuadamente por toda la superficie del colchón.

  • Colchón rígido, la espalda no se adapta.

Un colchón rígido, no respeta la espalda
Colchón duro

En un colchón demasiado blando, el cuerpo tiende a hundirse. Esto presenta distintos problemas: la sensación de calor aumenta, porque no circula el aire, y por otro lado la columna vertebral y la espalda no están bien sujetas, ni al dormir boca arriba, ni de lado.

  • Colchón blando, la curvatura de la columna se ve afectada.

El colchón blando, puede provocar que la columna se vea afecatda
Colchón blando