Informe

Calderas de biomasa: el retorno a la leña

04 noviembre 2014
Calders biomasa

Más madera para nuestra calefacción: las calderas de pellets pueden ser una solución ecológica que nos haga ahorrar hasta 600 euros al año. Pero no son adecuadas en todos los casos: están fundamentalmente pensadas para quien no tiene acceso al gas natural.  

5 consejos prácticos

Elige pellets de calidad: evita aquellos que en su embalaje no mencionan el nombre del productor ni la composición. Aunque nadie les obliga, muchos fabricantes respetan certificados de calidad internacionales como el DIN-plus o el EN-plus (con sus correspondientes sellos). El pellet con mucho serrín o ceniza dificultará el mantenimiento de la caldera. Desconfía si al palparlo ves que en el saco hay demasiados pellets desechos: se trata de combustible de mala calidad.

Cinco años para amortizar la inversión: en una vivienda unifamiliar con suficiente espacio para almacenar pellets, serán necesarios entre 5 y 6  años para amortizar la inversión respecto a la compra de una caldera de gasóleo (cálculos realizados para caldera de gasóleo con un precio de 3.000 euros y vivienda de 250 metros cuadrados situada en Madrid).

Piénsatelo bien antes de cambiar: en líneas generales, si tienes una instalación de gasóleo lo que más te conviene es amortizarla (que supere los 20 años de vida) antes de plantearte un cambio a la biomasa.  

Contrata profesionales y limpia regularmente: una de las principales causas de incendio en estas calderas y estufas es una mala instalación. Recurre siempre a profesionales y evita las peligrosas chapuzas. Ten en cuenta que estos dispositivos exigen una limpieza regular y a conciencia. 

Infórmate sobre posibles ayudas y subvenciones: te interesa leer Ayudas a las renovables y Ayudas para cambio de caldera.